Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: knock-out

Exasperación

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

No sería ninguna exageración afirmar que el gulag argelino de Tinduf (campamentos) nunca había conocido una situación tan explosiva y de tanta exasperación.

Es como la población descubriera, de repente, que su “máximo” dirigente es un vulgar delincuente buscado por la justicia por mil crímenes de lesa humanidad.

Suspense y la consiguiente represión. Como era de esperar, para la cúpula del Polisario, descabezada a causa de su jefe en Logroño y el obscuro destino que le espera, la solución consiste como siempre había consistido, en el garrote y las mazmorras en el desierto.

Lo que, a pesar de la estrecha colaboración de los militares argelinos en la ola de represión, que, desde hace semanas disparan contra todo lo que se mueve en los campamentos, no parece alcanzar sus objetivos. La gente exige, a gritos, transparencia, que siempre brilló por su ausencia en este campamento dirigido de manera pol potiana. Pero, al mismo tiempo, polisaristas y mentores argelinos se inquietan por la pérdida del miedo de la población de los campamentos.

Ebullición, tranquila pero decidida en fase embrionaria que amenaza por tomar una velocidad que nadie puede prever.

“Si el ‘presidente’ es así, como serian el resto de los ‘responsables’”.

La lacónica opinión de M.LIE, hasta ahora incondicional verdugo en el aparato opresor del Polisario, resume toda una etapa en Tinduf.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page