Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf La ruptura

Los campamengtos de Tinduf van superando los de Pol Pot en Camboya

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Los campamentos de Tinduf, según incluso los más “leales” (negocio y comisiones) de la cúpula del Polisario, van superando los de Pol Pot en Camboya.

La casi total ruptura de la población con sus verdugos crea una situación de psicosis en la que prevalecen el garrote, las matracas y las porras y, naturalmente, las consiguientes cárceles y torturas.

Jugando a estructuras de un verdadero país los hombres de mano de Brahim Ghali enjuician, condenan y ejecutan a sus adversarios.

En este lúgubre clima de terror, a una pregunta de por qué soportáis tanta humillación y tanta injusticia el viejo M.BD contesta con un peregrino refrán: “¿Qué puede hacer el condenado ante su verdugo?” Una respuesta que los jóvenes de este Gulag no comparten. Lo que presagia un drama en estos tristes campamentos, por qué ya han desaparecido bastantes novenes y sus familias, no parecen dispuestas a soportar esta impunidad.

Los campamentos de Tinduf, a pesar de la, hasta ahora, infructuosa intervención del mentor argelino, se preparan a lo peor.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close