Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf: La vergüenza venida de Elche (España) Khalil R’Guibi

 

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Difícil Ramadán los campamentos de Tinduf. A la escasez viene, este ano, a sumarse el escándalo sexual en España donde los niños saharauis en unas pretendidas “vacaciones solidarias” son objeto de humillaciones sexuales por parte de monstruos que, los rumores dicen en complicidad con algunos dirigentes la banda del Polisario.
A través de su ajada en Madrid, Argelia trata de sofocar la investigación al respecto que debe esclarecer algunas zo de sombra como la responsabilidad de los cuadros del Polisario y las comisiones que cobran en ello y las que dan a los oficiales argelinos encargados de estas operaciones.
Las familias quieren pericias médicas y exámenes imparciales para determinar el grado de abuso sexual sobre sus hijos. Los niños de pasadas “vacaciones” en España cuentan atrocidades. El Polisario por instrucciones argelinas impide a las familias constituirse en parte civil o encargar a algún abogado. El ”misterio” de las “asociaciones de solidaridad con el pueblo saharaui” españolas debe permanecer lejos de la curiosidad de los observadores. El caso de Alejandro Díaz ha hecho caer las mascaras de los partidos de izquierda y su solidaridad de invernadero que se transforma en sexual y en pedofilia.
Otros casos de “negocios” de blancas que abarca pequeñas  domésticas y hasta “hijos” adoptivos para parejas estériles en Cataluña, Canarias  y en el País Vasco.
Al Polisario se le caen las masacrarás. Sus negocios sucios y los de las citadas asociaciones españolas constituyen un crimen contra la humanidad.
¡Hágase luz!
 
 
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page