Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf Lo virtual y lo real/realista

Voces de la razon por la razon

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar .

A juzgar por sus expresiones, a trancas y barrancas, la mayoría de los dirigentes del Polisario parecen estar dándose cuenta de que nadan contra corriente. “Así no iremos a ninguna parte”, se quejaba ele viernes uno de ellos a uno de sus confidentes de la tribu Azzarguien.

Ghali se queda solo. Unos más que otros, la mayoría de sus “confianzas” se desmarcan de sus “estupideces” y no pocos convergen su mirada hacia la Iniciativa saharaui para el cambio.

La gente, entre ella o pocos “responsables”, contrariamente a Brahim Ghali y unos cuantos, de sus nuevos lugartenientes, quieren una solución al problema y no problema a la solución.

“Hacer oídos de mercader ante las propuestas salvavidas no es clarividente. La guerra fría ha terminado hace tiempo. M.OPI hacía alusión con este comentario a la iniciativa marroquí de autonomía.

Casi nadie ignora la razón y el motivo de la negativa de Ghali y los suyos a la propuesta de autonomía. “la gente quiere quien vele por ella y no por Argelia o lo que queda aún de su lobby anti-marroquí”.

Mientras tanto en la Argelia mentora, se levantan voces de la razón por la razón.

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page