Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: Marruecos está cerca

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Interesante conversación, casi murmurando entre un grupo de personas del campamento Auserd (mientras que las ciudades y localidades en el Sahara marroquí conocen un reconocido por propios u extraños, reconocimiento por su vertiginoso desarrollo, el Polisario mete nombres a vetustas tiendas de campaña):

  • Como si no conociésemos quién nos quiete y quién se sirve de nosotros, reflexionaba una anciana, quejándose a Dios haberla condenado el Polisario a la miseria mientras que ellos “se pasan sus días y noches en hoteles de cinco estrellas en Las palmas”

  • Hasta la cúpula del Polisario o gran parte de ella lo sabe

  • Si con alguien podemos cobrar nuestra dignidad es Marruecos porque es nuestro país y es un país civilizado y democrático no como aquí donde prevalece la ley de la selva y la discriminación rival y hasta familiar

  • Nos cuentan desde Layun, Smara (mi ciudad natal) Dajla o Bojador como viven los saharauis y se nos hace agua la boca

  • ¿Y qué esperáis?

  • A nuestra edad nuestro destino está entre las manos de Dios

  • Francamente, yo creo que el mío aún no está sellado y no es el Polisario que lo va a sellar

  • 43 años de falsas promesas, de mentiras de “será mañana, pasado, el mes próximo, el año próximo…. El siglo próximo”

  • Y lo que aún nos espera…

Dios Tenga piedad de nosotros que nos ha tocado vivir en este  gulag argelino,  bajo el yugo del peor régimen pol potista de la historia.

 

Show More

Related Articles

Close
Close