Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf Pendientes del discurso real Khalil R’Guibi

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima dirección subordinada parte de los saharauis.

 De nada han servido todos los esfuerzos y toda la represión para que la gente no muestre interés por lo que iba a decir su rey.
Nadie sabe cómo, menos aún los esbirros del Polisario, la gente comentaba el discurso real de la revolución del rey y del pueblo menos de una hora después de pronunciado.
Signo de los tiempos, la gente se expone, cada vez más, para saber lo que dice su soberano y lo que puede esperar.
África y las cuatro verdades y de África el punto de inflexión en la cuestión del Sahara. La gente ni es genta n i es perezosa: calcula, valora, evalúa y juzga. La suerte está echada. Desde hace tiempo lo único que importa es lo que viene de Marruecos. Los argelinos e van a volver locos, echando la culpa en estos vientos nacionalistas marroquíes al Polisario, que, a su vez, desde hace tiempo no sabe sobre qué pie debe bailar ni cómo hacer para satisfacer al amo argelino.
Unos hablan, otros hacen, Unos mienten, otros dicen la verdad. No hay comparación entre ambos. La patria no se puede arrancar del corazón y de los sentimientos. Hasta los “de Cuba” insultan la madre que la pario.
Los campamentos de Tinduf viven ¡momentos nerviosos… de las tiendas de campaña entreabiertas entra la luz…
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page