Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf Pesadilla…

Ayer y hoy. Hoy y mañana. “no somos más que rehenes”

 

 No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Algunos de los que habían creído la mentira separatista no vacilan en calificar su vida y la de sus familias de pesadilla. “Las noticias procedentes de las ciudades y localidades del Sahara marroquí corroboran que cometimos un crimen contra nosotros mismos y contra nuestros hijos”. La “honorable” M.YTE “incansable activista de la máquina de propaganda de Argelia y su Polisario reconoce en muy privado que “ya va siendo tiempo de rectificar el tiro”.

¿Cómo? Preguntan muchos. “Sencillamente denunciando las mentiras que nos han dicho y que, descaradamente siguen diciéndonos”, contesta M.YTE., que, desde hace años, disfruta de envidiables privilegios por su acción de propaganda y de demagogia.

M.YTE no es la única. Viendo sus privilegios desfamarse a un acelerado ritmo, muchos personajillos del sistema han comenzado a denunciar lo que llaman “sueño imposible”.

En medio de esta avalancha de preguntas la gente ha hecho de lo que era la situación de algunos y en lo que se ha convertido, su tema de discusión de predilección.

Ayer y hoy. Hoy y mañana. “no somos más que rehenes”, confiesa M.YTE a sus íntimos en una autocrítica que va convirtiéndose en el deporte favorito de muchos elementos de la cúpula del Polisario.

Los campamentos de Tinduf viven la cuenta atrás en la que es legitimo denunciar el silencio y la ausencia de interés por todos.

 

 

 

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close