Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: Prefieren la libertad

Quieren irse

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Los más atrevidos de los entre los colaboradores de Brahim Ghali se han encontrado en la cárcel por haber preguntado al “presidente” por qué no hace nada para detener esta hemorragia, alusión a miles de personas, en su inmensa mayoría jóvenes que abandonan estos tristes campamentos, algunos en verdaderas hazañas.

Todos, unos más que otros, desean pasar al otro lado del telón de acero. Menos del 10%, por razones familiares y de insoportable presión, de los médicos de Cuba permanecen aquí en estos trastes campamentos. En su mayoría, sin bombo ni platillo, prefieren Marruecos y los que tienen pasaportes argelinos, otros países como España. De donde la “solidaridad” de pandereta de algunos sectores en este país que se olvidan de la paz y de la libertad en Cataluña, en Vizcaya, en Galicia, en Canarias, en Andalucía, en…. Para consagrarse a imposturas separatistas ajenas.

La gente quiere irse. La gente se ha cansado. La gente quiere vivir. La gente quiere garantizar un futuro a sus hijos. La gente quiere poner fin a su calvario en este gulag argelino llamado campamentos de Tinduf, donde los “refugiados” circulan en tanques de combate y con metralletas y explosivos, hasta los pequeños. La gente quiere paz, seguridad, desarrollo y, no pocos, descubanizacion y desvenezolizacion.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page