Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: ¿Quién queda aún?

Se van y nunca vuelven

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

El reciente censo español que establece en un 2% la población saharaui en el gulag argelino de Tinduf se explica de mil maneras.

Primero, el 90% de los padres fundadores de la banda o bien se han cansado de la ciega pleitesía a la junta militar argelina o de la línea polpotista de una ínfima minoría de “dirigentes” y sus lugartenientes, decidiendo rectificar en lo que estaban descarrillados. El 78% de ellos en Marruecos y el resto entre España y otros países europeos y Mauritania).

Luego los que se van nunca vuelven. Los estudiantes desterrados en Cuba, convertidos en médicos se quedan en España o regresan a Marruecos.

Nadie vuelve a Tinduf… Actualmente en España, por ejemplo hay más sahrauies que en Tinduf y en Tinduf hay más cubanos que sahrauies.

La dirección Mauritania/Marruecos ve diariamente a decenas de postulantes al regreso al país.

Quedan en los campamentos, el refugiado Al Ghali Al Mostafa Al Sayid, sus 4º milicianos y los que viven temblando de miedo. O sea: el 2% de sahrauies

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page