Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: Sequias… en plural

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Campamentos en quiebra. Quiebra sobre quiebra. Quiebra más quiebra. Nadie sabe de qué está hecho el mañana. El sabor del fracaso. De derrota en derrota. De revés en revés. ¿hacia dónde nos vamos?

A los cantaores de los aparatos de propaganda y de demagogia del Polisario se les seca la lengua, se les agotan los adjetivos y se les acaban los falsos argumentos. No saben lo que dicen. Este fracaso es imposible de interpretar de otra forma que lo que es.

El Polisario en pérdida de velocidad. Ghali, semi-analfabeto que es aconseja a sus caciques a ser pacientes que “Argelia se levantará”. Esperando el espejismo. No hay movimiento sin el mentor… mientras, la gente ve hacia el Sahara marroquí, con aperturas de consulados africanos, celebración de conclaves internacionales y regionales y de citas deportivas continentales. “Esto se acaba”. “No hay por ciego que el que no quiere ver”. El Polisario ya es historia… una historia de falsedad y de imposturas que acabó con la vida de miles de inocentes en un campamento argelino, cuando su país: Marruecos, los necesita.

Cita con el destino. Cita con la decisión…. Cita con el futuro. Los campamentos de Tinduf deben decidir.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer