Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: Sueñan de/con Marruecos

Los que están fuera no vuelven y los que están dentro desean irse

 

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Los que se habían beneficiado del programa de la ONU de intercambio de visitas con Marruecos son, desde hace semanas, muy solicitados: La gente pregunta, indaga, explora y diagnostica a su país: Marruecos. Ya nadie o casi nadie cree aun en el espejismo de una república quimérica fantasmagórica.

  • Argelia nos ha masacrado, acusaba hace poco una anciana con lágrimas en sus ojos

  • ¿Y lo dices 43 años después? La cortó otra anciana

  • Siempre lo dije… siempre lo dijimos. Lo que pasa es que no nos escucháis

  • Será porque lo decís en voz baja

  • ¿Tienes alguna idea, por mínima que sea sobre las prisiones y las mazmorras en el desierto del Polisario?

Es la emergencia de una nueva valoración. La gente se informa, la gente descubre, la gente condena.

En estos tristes campamentos se está erigiendo un mudo de… silencio y de odio entre la inmensa mayoría de la población y sus verdugos polisaristas. Ya nadie “traga” el cuento. “Hay una sola verdad y es: Marruecos, nuestro país”. El Gulag de Tinduf se está desmoronando. Los que están fuera no vuelven y los que están dentro desean irse.

Marruecos está cerca…

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close