Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf: Unos van a la escuela (Sahara marroquí), otros a aprender manejo explosivos (Polisario)

 

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Más de 30 000 machillas escolares repartidas en el marco de la iniciativa real “Un millón de mochilas escolares” en solo la ciudad de Layun. El Equivalente o más de la población saharaui o sahrauizada en estos tristes campamentos de Tinduf.

La gente aquí lo ve con suma satisfacción salpicada de una fuerte dosis de tristeza por lo que pasa aquí, en estos tristes campamentos donde, entre su eangelización en iglesias andaluzas y su entrenamiento al manejo de explosivos en el que decenas han encontrado la muerte, dilapidan su presente y su futuro.

Unos y otros. Los saharauis con su orgullo, su dignidad y su afán de aprender y de construir un futuro. Y otros, en este Gulag argelino en Tinduf arrojados al triste destino de la violencia y el terrorismo. Semillas de un futuro incierto, pero lleno de inquietud y de amenaza.

La gente en estos tristes campamentos lo comentan con di verso acento y diferente temática, desembocando siempre en la misma pregunta: ¿Hasta cuándo?

La inmensa mayoría de esta gente evoca en términos elogiosos la hazaña de los que se han atrevido a abandonar estos tristes campamentos de regreso a su país: Marruecos. “Héroes anónimos que han optado por la libertad y la dignidad”, los calificaba ayer M.POY, madre de todos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page