CrónicasFeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

Campaña de vacunación El que quiere mucho, castiga mucho

Firmeza

Otra persona, esta vez en Casablanca, no prioritaria ni se enmarca en la franja de aptos a la vacuna en la situación actual, ha sido denunciada.

Se podría sentir cierta tentación o indulgencia hacia el “pobre” hombre. No obstante, la corrupción moral comienza así y termina solo Dios Sabe cómo. Por ello, las leyes están para que se acaten y son de todos y no de los que andan y tienen más.

Los marroquíes van enterándose, de esta forma, de que un extremo rigor en la aplicación de las reglas y medidas de la campaña de vacunación. Lo que conforta nuestra confianza y nuestra paciencia a esperar nuestro turno.

Twitter: @InfoMarruecos

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page