CrónicasFeaturedUltimos artículos

Casos Raissouni / Radi: el CNDH condena la « encarnizada » campaña de difamación contra los demandantes

Comunicado

 El Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó « enérgicamente » la « campaña de difamación, hostigamiento y denigración, feroz y sin precedentes en su magnitud », de la que son víctimas los demandantes en los casos de Soulaimane Raissouni y Omar Radi así como « las calumnias, agresiones y reiteradas amenazas, contra su dignidad y poniendo en peligro su seguridad, salud y bienestar ».

Haciendo públicas sus conclusiones preliminares relativas a los dos juicios, el CNDH expresa su « profunda preocupación por el trato, contrario a los principios, valores y cultura de los derechos humanos, del que se benefician los casos de violencia sexual en nuestra sociedad ».

En cuanto a los dos casos, el CNDH observa la circulación de numerosas informaciones erróneas y no verificadas, en particular en las redes sociales, reitera su recomendación dirigida a la tipificación del discurso de difamación, discriminación e incitación al odio y la violencia, así como su recomendación sobre el establecimiento de un marco legal adecuado para luchar contra la desinformación y las « noticias falsas ».

Recuerda que ninguna persona puede ser objeto, como se subraya en el preámbulo de la Constitución y el artículo 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles, a discriminación o persecución por razón de su sexo, identidad y origen social, su opinión, en particular con con el fin de intimidarlo o de obligarlo a callar, insistiendo en que ni la profesión, ni la notoriedad ni las relaciones, ni siquiera las opiniones de los interesados, pueden constituir, por sí mismos, elementos de imputación o descargo de delitos y / o faltas, ya que de ningún modo pueden cuestionar el principio de igualdad de los ciudadanos ante la ley garantizado por el artículo 6 de la Constitución.

El CNDH invita al Poder Judicial a trabajar para asegurar, cuando lo considere oportuno, las disposiciones internacionales ratificadas por Marruecos, en espera de una actualización de las leyes del Reino con los estándares internacionales y las disposiciones de la Constitución, tal como se precisa en su preámbulo, recomienda poder asistir a las audiencias a puerta cerrada de los juicios objeto de su observación y recuerda su recomendación encaminada a armonizar la ley que organiza la  Gendarmería Real con las disposiciones de la Constitución y las normas internacionales relativas a la firma de actas.

El Consejo reitera además la recomendación mencionada en su informe anual para el año 2020 sobre la necesidad de que los abogados se adhieran a los principios de los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidos por las leyes nacionales e internacionales, y actúen de conformidad con la ley, las normas internacionales y reglas éticas, como se recuerda en los Principios Básicos relacionados con el papel del colegio de abogados.

Asimismo, recomienda que se establezca en la ley la posibilidad de un recurso judicial independiente sobre todas las decisiones que impliquen privación de libertades, de acuerdo con los estándares internacionales en la materia, reitera su recomendación para que sea adoptada por el Parlamento, a la mayor brevedad posible. Plazos, reforma del código penal al consagrar los principios de legitimidad, necesidad, proporcionalidad y previsibilidad de las leyes, así como reiterar sus recomendaciones para la modificación del Capítulo VIII del Código Penal, en particular los artículos 468 y 489-493, además de su recomendación de dar consentimiento sobre la base de la legislación en materia de delitos y delitos de carácter sexual, pues reitera su llamado a hacer de la lucha efectiva contra la impunidad de los autores de agresiones y violencia sexual un efecto disuasorio constante.

Asimismo, el Consejo pide que se aceleren los esfuerzos del Ministerio Público en la racionalización del uso de la prisión preventiva, la implementación de las disposiciones de la Ley 103-13 relativas a la protección de las víctimas, así como los procedimientos de protección de víctimas, testigos y denunciantes, de conformidad con la Ley 37-10, así como la necesidad de establecer un mecanismo específico para la atención médica, psicológica y legal de las víctimas de agresiones y violencia sexual.

En otra nota, el CNDH considera que los juicios de Raissouni y Radi se desarrolló de conformidad con la ley, subrayando « que quedan elementos que impugnan en el curso de estos dos juicios » pero que « no son ni específicos de estos dos casos », porque resultan de una insuficiencia y un fracaso de la ley, en particular la ley de procedimiento penal, en relación con las normas internacionales « .

« Estos dos casos representan sólo dos estudios de caso sobre la incompatibilidad entre algunas de las disposiciones de dicha ley y las disposiciones constitucionales e internacionales en materia de juicios justos, en particular el artículo 120 de la Constitución del Reino y el artículo 14 de la Ley Internacional Pacto de Derechos Civiles y Políticos, cuyo inciso e) estipula que el imputado tiene derecho + a interrogar o haber interrogado a los testigos de cargo y a obtener la comparecencia y el interrogatorio de los testigos de la defensa en las mismas condiciones que los testigos de cargo + « , considera el CNDH.

El CNDH recuerda que se recomienda, de acuerdo con los estándares internacionales en la materia, referirse en determinadas circunstancias a las declaraciones realizadas ante el Tribunal, además de las declaraciones realizadas durante la etapa de instrucción, con el fin de incentivar la declaración de testigos en audiencia pública. , según la misma fuente.

Asimismo, el Consejo observa que se respetó la condición para la realización pública de los juicios, que los procedimientos de detención cumplieron con la ley y con el procedimiento penal y que se respetó un plazo razonable para los dos juicios.

Las defensas de los dos imputados requirieron un juicio presencial, solicitudes aceptadas por los jueces, agrega el Consejo, continuando que los imputados fueron informados de los cargos en contra de cada uno de ellos, que tuvieron acceso a su abogado, pudiendo contar con el tiempo y facilidades necesarios para la preparación de su defensa, con el otorgamiento de numerosos aplazamientos para la preparación de los juicios, de acuerdo con la solicitud de sus respectivas defensas.

El CNDH insiste en que la atención judicial de las víctimas de delitos y delitos sexuales incluye su atención médica y psicológica, de acuerdo con el artículo 117 de la Constitución del Reino, según el cual: « El juez tiene a su cargo la protección de los derechos y libertades y la seguridad judicial de las personas y grupos, así como la aplicación de la ley « .

Comunicado CNDH

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page