Crónica de SoussanFeaturedVela en la obscuridad

Celebración del Nacimiento del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Alá sean con él) en Marruecos: Un Vínculo Popular y Vibrante Por Fikri SOUSSAN

Acontecimiento

Fikri SOUSSAN
Profesor en el Departamento de Estudios Hispánicos de Dher El Mehrez en Fez

En las tierras exuberantes y llenas de historia de Marruecos, el aniversario del nacimiento del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Alá sean con él) es más que una festividad religiosa; es un evento que une corazones y aviva espíritus. A nivel popular, esta celebración cobra vida con una profusión de tradiciones y festividades, revelando la alegría y devoción que los marroquíes sienten hacia el Mensajero de Alá.

Desde tiempos inmemoriales, esta celebración ha sido testigo de un renovado fervor entre la gente común. Las mezquitas, santuarios y hogares se llenan de la melodiosa recitación de alabanzas al Profeta, entonadas con las melodías más hermosas y las canciones más espléndidas. Es un momento de renovación espiritual, un momento para estudiar y enseñar la vida del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Alá sean con él), un líder cuya vida sigue iluminando nuestras vidas hasta el día de hoy.

El origen de esta festividad (Eid Al-Maulid A-Nabawi) se remonta a más de ochocientos años atrás, cuando Abu al-Abbas A-Sabti (1162 -1236) fue el visionario que instó a celebrar el nacimiento del Profeta. A lo largo de los siglos, esta celebración ha evolucionado, manteniendo su esencia de reverencia y respeto por el Mensajero de Alá, al tiempo que integra elementos festivos que simbolizan la alegría y gratitud de la comunidad.

Un elemento especial de esta festividad es el renacimiento de la costura tradicional. La preparación de las ropas tradicionales más hermosas para la celebración del nacimiento noble es una tradición arraigada. Las calles y los hogares se visten con sus mejores galas, con colores vibrantes y diseños elegantes, expresando así la alegría que inunda cada corazón marroquí.

La gastronomía marroquí se convierte en una verdadera delicia durante esta celebración. Dulces y pasteles finos se preparan meticulosamente, y comidas especiales se sirven para el desayuno del día del Eid. Estos manjares no solo son una indulgencia para el paladar, sino también una manifestación de la alegría y gratitud por el nacimiento del Mensajero.

Pero la celebración no se limita solo a las mezquitas y hogares. Las calles de las ciudades marroquíes cobran vida con una energía contagiosa. La comunidad se reúne en unión, celebrando juntos la ocasión con hospitalidad, entusiasmo y afecto. En particular, el séptimo día del Eid destaca con una celebración especial, un momento que brilla con un resplandor único.

A pesar de su larga historia, aún hay aspectos de estas celebraciones que necesitan ser documentados, descritos y analizados en mayor detalle. Este vibrante tapiz de festividades y tradiciones merece ser preservado y compartido con generaciones futuras, para que puedan apreciar la riqueza cultural y espiritual que implica la celebración del aniversario del nacimiento del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Alá sean con él) en Marruecos.

Esta celebración, arraigada en nuestro pasado y presente, nos recuerda la importancia de mantener nuestras tradiciones y celebrarlas con pasión y amor. En estos momentos de unidad, expresamos nuestra devoción al Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Alá sean con él) y celebramos la guía que ha iluminado nuestros corazones a lo largo de los siglos. Es un recordatorio de nuestra identidad, una celebración de nuestra fe y un tributo al Profeta que ha dejado una huella eterna en la humanidad.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page