Centenario del 11/11/Presencia africana No apta para milicias

0

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Francia no es España. Francia nunca regatea con la legalidad internacional. Francia, como la mayoría de los países que se respetan, consideran a la banda del Polisario como milicias al servicio del anquilosado régimen argelino.
Por ello a su universal efeméride nacional (Centenario del 11/11) ha invitado a países africanos, pero no a las milicias.
Y es que contrariamente a España donde Argelia corrompe y compra, con o sin rebajas, conciencias, creando, así, una ganga de falsas pleitesías de interés, en Francia que llama al pan, pan y a la banda del Polisario lo que es, el régimen militar argelino no logra introducir a su Polisario.
En Paris están hoy Jefes de Estado africanos, entre ellos el Rey Mohamed VI, en su calidad de propulsor de la integración africana y en tanto que rey de un país cuyos súbditos lucharon por la paz y la concordia y no por hegemonismos e impostura.
En Paris, hoy, se ha ilustrado otro ejemplo de la envergadura de Argelia y de la concepción que se tiene de sus milicias del Polisario.