América LatinaCrónicasFeatured

CHILE POBRE PAÍS RICO  Dr.Mario H. Concha Vergara, PhD. Docente – Chile

Opinión

Si bien Chile es el mayor productor mundial de cobre, litio y yodo, como también de productos agrícolas como uvas frescas, arándanos, ciruelas y manzanas deshidratadas, con una costa marítima de más de 5 mil kilómetros, siendo el segundo país exportador de salmones, además de otros productos, esto no se revela en su actual economía…

El país chileno está sufriendo una espantosa inflación y una pérdida de cerca del 40% del valor de su moneda frente al dólar estadounidense. Esto sumado a la pandemia del Covid 19 ha creado un increíble aumento en la pobreza, lo cual llevó a reconocer al gobierno de izquierda del presidente Boric a través de su ministra de Desarrollo Social y Familia Jeanette Vega a reconocer esta triste realidad.

 De acuerdo a la Encuesta Casen 2020, la cual es considerada la más seria del país, la pobreza por ingreso subió del 8,6% en 2017 al 10,8%, lo que se traduce en que 2.112.185 personas están en esa condición. El aumento, en esa medición, fue de 528.134 personas. Por otra parte  la extrema pobreza llegó al 4,3%, lo que equivale a que 831.232 personas en esa condición. En 2017 era el 2,3%. Y ahora, nuevamente las cifras de pobreza han aumentado debido a la inflación

La inflación no necesariamente podría ser culpable de la pobreza pero si uno de los factores a considerar; es sin duda un factor a tomar en cuenta en la medición dela pobreza. “la población con menos recursos se ve mayormente afectada cuando la inflación aumenta dado que no cuentan con los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas, como la alimentación, y no cuenta con ahorros suficientes u otro tipo de mecanismos para protegerse ante el aumento de los costos” sostiene la coordinadora del programa nacional chileno Pobreza, Vivienda y ciudad, de Libertad y Desarrollo Paulina Henoch; sosteniendo que  “los hogares de menores de ingresos se han visto mayormente afectados pues ellos gastan una mayor proporción de sus ingresos en alimentos y en productos de energía. El 20% de menos ingresos de la población gasta un 37,2% y el 20% de mayores ingresos un 16,9% de sus ingresos en esos ítems”, afirmando que “se observa que, desde la última estimación oficial de la pobreza, el aumento del umbral con que se mide la pobreza ha sido más que el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Con esto, el ingreso necesario que requieren las familias para cubrir esta canasta básica debe ser mayor. Esto generaría más personas estén en pobreza”.

“La inflación efectivamente golpea más a las personas y hogares que tienen una menor cobertura por estos aumentos de precios inesperados, que tienden a afectar a los grupos más vulnerables, que, además, consumen una mayor proporción de su ingreso. Por ello, es esperable que esta mayor inflación afecte más a estos grupos de menor ingreso”. Dice David Bravo, director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la Universidad Católica de Chile.

Además,  sostiene que “la ministra de Desarrollo Social ha indicado que la pobreza aumentará por este motivo. La pregunta es en comparación con qué fecha”. pues “el único dato que conocemos, y oficial, que proviene del Ministerio de Desarrollo Social precisamente vía la encuesta Casen, es de fines de 2020, por lo que no es claro que la pobreza por ingresos que se mida hacia fines de 2022 vaya a ser necesariamente superior, porque a fines de 2020 la tasa de ocupación estaba muy deprimida, entonces hacia fines de 2022 probablemente habremos aumentado mucho el empleo respecto de 2020 y esto apuntaría a una menor tasa de pobreza, así que dependerá de cuál efecto predomine”.

Chile está viviendo un complejo panorama económico como consecuencia de la de la inflación. En el mes de junio esta se elevó a un 1,9%, convirtiéndose en el aumento mensual más alto registrado desde 1993. Además, se acumula una subida del 3,4% de la inflación en tan solo tres meses de este año 2022. En un año, la inflación normal según el Banco Central debiese ser de un 3% anual en relación al año pasado, es decir, en tres meses ya se igualó el valor de inflación ideal para el país.

El Banco Central con estas cifras, espera que este año la inflación aumente en total un 5,7% en relación a 2021, pero, esta proyección es en un escenario optimista. De hecho, en los últimos 12 meses la inflación ha aumentado un 9,4%. Esta fuerte alza de la inflación se debe a varias razones tanto internas como internacionales; en el plano nacional ha contribuido a esto la baja del precio del cobre y otros insumos, la pandemia del coronavirus, el aumento de la liquidez originado por el retiro de parte de las pensiones de parte de los trabajadores y los bonos entregados a la población por el ex presidente Piñera.

Aumento del precio del dólar y los combustibles, estos son factores internacionales que afectan a todo el mundo y no dependen de Chile, país que debe importar todo el combustible que usa: gasolina, petróleo, gas natural, etcétera.

La incertidumbre económica también ha sido creada  por factores internos que derivan en inflación. Chile al estar viviendo cambios importantes ad portas de una nueva Constitución y la llegada de un nuevo Gobierno también es un factor a considerar. El Banco Central de Chile no ha querido controlar el precio del dólar aduciendo que éste debe ser regulado por el mercado.

Los chilenos se sienten engañados en el sistema usado para determina la inflación, la cual se determina en cuánto ha aumentado el precio de la vida para los chilenos, por ejemplo, si la inflación aumenta un 2%, significa que probablemente el total de los gastos en un mes aumentarán en ese porcentaje en relación al mes pasado lo cual es considerado falso por el grueso de la población , la cual no tiene acceso al cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC),el que se usa para determinar la inflación. Es decir, mide el alza de los precios de determinados productos (alimentos, bebestibles, bebidas alcohólicas y tabaco, vestuario, vivienda, educación, salud, entre otros), cuya ponderación generalmente no considera los hábitos de consumo de la población más pobre. “Se mide el valor de cada producto en comparación al último mes y se calcula un valor promedio de todos estos para determinar en qué porcentaje aumentaron los precios totales”.

Las consecuencias son que cuando hay inflación significa que los precios de lo que una persona consume van subiendo expropiando gran parte de los salarios pues estos nunca suben en la misma proporción y lamentablemente el nuevo gobierno del país no tiene aún políticas definidas para atacar este flagelo.

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page