América LatinaCrónicasFeatured

Circulo Universal de Embajadores Paz: “El Camino de las Rosas” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón/María Isabel clausen  Argentina/España

Paz... paz

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón
Escritor

No tomes el camino de las rosas, estas son bellas, llenas de aromas y colores, pero, tienen espinas que pueden lastimarte. Si te quiebran las alas en mitad del vuelo, no te resignes, déjate caer con lentitud sobre la tierra para no lastimarte en la caída, después levántate, como puedas pero levántate y camina. Ve por donde las violetas, ellas te brindarán su sencillez, su pequeñez, su aroma y hasta alguna gota de rocío sobre sus diminutos pétalos podrá menguar tu sed llegado el caso. Cuando pasado el tiempo tus alas cicatricen, no te apures a levantar el vuelo, quizás prefieras seguir caminando en suelo firme donde podrás dejar tus huellas en señal de que se puede elegir y ser feliz. “La vida te la dan y tú la haces”, no lo olvides. Es que tiempo que vivimos se mide por el reloj y el calendario. Tata Dios no tiene reloj ni calendario y nos enseña que siempre podemos  comenzar y enderezar el camino. Que cada día es una pequeña vida. Que cada instante es único. Nunca te detengas. Sigue. Siempre se puede. A fin del año espacio que ya se asoma en el horizonte de la vida, reconoceremos la grandeza del pasado. Lo bueno y lo malo, lo lindo y lo feo. Un Eterno que nos va recordando en cada soplo, en cada instante la grandeza del mundo que vivimos. La majestad del espacio y del tiempo. Comida celestial que otorgó a  este soñador, la riqueza infinita de soñar y volar. Como un pájaro surcando veranos e inviernos en bilocación imborrable. Orbitando con Saturno con sueños de anillos permanentes. Anidando en un eterno solsticio con mi aurora multicolor  de volátil volador. Soy por obra del destino un satélite girando en  un asombroso  desfile de soles, lunas  y de estrellas. Envuelto en luceros errantes con sus luces y sombras de sublime brillo. Siempre virando hacia al amor en búsqueda de la paz. Este mundo vertiginoso y nuevo, de virus y pandemias. Me ha dado la posibilidad  de exclamar  y gritar al cielo que el tiempo es una rueda  y rueda es eternidad. Que he podido caminar sobre  las rosas. 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page