CrónicasFeaturedFin de Trayecto

Circulo Universal Embajadores Paz: De nuestra embajadora Raquel Olay de Leanza (Argentina)

EL  PARAISO  PERDIDO  ( Para reflexionar)

 

Al principio el mundo era todo perfección,la humanidad vivía en paz y armonía, abundancia y belleza que Dios donó generoso en su infinito Amor y  Providencia, al ver que su obra era perfecta, puso en los mandamientos, las bases mínimas  para una buena convivencia.

La humanidad en lugar de aceptarlo y compartirlo, por ignorancia  y soberbia, fue cambiando sabias reglas, por otras que ella construyó,sembrando muerte y dolor causando mucha  injusticia y tristeza.

A lo largo de la historia la sociedad no ha cambiado, el hombre con desmedida codiciafue acaparando riquezas, dejando a otros hermanos sumidos en la pobreza;contamino el aire, el agua y la noble tierra,

La justicia y equidad de las leyes fueron avasalladas, la verdad, la moral y la ética son  cosas  de otras épocas, hoy la corrupción es “estrella”, aquello que era lógico y natural, lo contradice y desprecia, produciendo  el caos que en estos tiempos impera.

Las buenas costumbres pasaron de moda, los vicios, la violencia y  transgresiones nos acechan, la vida perdió valor, el amor ya no interesa, la esperanza y la fe son letra muerta.

El hombre que solo busca el poder para dominar al otro, el placer desordenado que anule la recta conciencia y la riqueza desmedida son los dioses que hoy adora y con rigor nos someten a una cruel indiferencia.

El hombre y la mujer, en lugar de brindarse respeto y cariño, con odio y violencia se enfrentan, en vez de  formar una sólidafamilia, se han declarado la guerra.

La austeridad se cambió por consumismo, la mira está puesta en disfrutar en desmedro del servicio y se prioriza el envase en lugar del contenido.

Es triste esta realidad que nos conduce al abismo, por eso me niego a estas nuevas reglas, quiero ser parte en la reparación del paraíso perdido,con fuerza me aferro al Padre, sabiduría perfecta, a Jesucristo su Hijo, y al Espíritu Divino, acompañando a María a construir el arco iris, signo que  anuncie jubiloso a todos  que el diluvio ha concluido, y un nuevo mundo renace  para felicidad de todos, en Paz y Felicidad, que merezca ser vivido.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page