CrónicasFeaturedSociedad

Circulo Universal Embajadores Paz: De nuestro embajador Guy Lapisse (Francia)

Por/para la paz

Hemos llegado a la primavera de los mutantes … en el momento en que el hombre se vuelve adulto y, por tanto, también responsable de sus actos. Ante todo tipo de estancamiento provocado por los múltiples cambios que se están produciendo (miserias morales, físicas, alimentarias … éxodos … estructuras sociales inadecuadas para algunos …) se multiplican los estallidos de solidaridad (economías sociales y solidarias, intercambios solidarios, uso de energías saludables y renovables, hostelería, alimentación ecológica y local …). Esta es una gran transformación en el comportamiento y en las formas de orientar la vida. Es una revolución de conciencia, de corazones … que cambia nuestra visión de otros seres humanos, que están más o menos cerca de nosotros. Esta danza de corazones dentro de nobles logros está transformando nuestras sociedades. Independientemente del logro y de su naturaleza (creaciones o participación en diversas estructuras, obras artísticas como la pintura o la escritura …), el conjunto contribuye al establecimiento de nuevas sociedades. Lo afectivo se convierte en el centro de los trastornos que se producen, aunque la observación primaria a través de lo que nos muestran los medios populares nos lleva a pensar que nuestro mundo se está congelando, racionalizando gracias al apoyo del dinero y poderes. Lo afectivo, en el corazón de nuestras acciones, se dirige a la búsqueda de la felicidad para nosotros mismos y para los demás a través de los hermosos logros que podemos ver nacer en nuestras sociedades, si nos tomamos el tiempo de observarlos. Son necesarias transformaciones profundas de mujeres y hombres para que surja la humanidad del mañana. Es en los encuentros donde trazamos nuestro camino de vida y cada uno de nosotros tendrá que hacer el suyo cualquiera sean los consejos que le demos y las orientaciones que queramos que tome. Tenemos que vivir en un mundo concreto, con nuestra propia sensibilidad, con un espíritu poético, que nos ayude a saborear mejor nuestra existencia, en nuestras sociedades burbujeantes y cambiantes. Aprendamos a manejarnos bien, a utilizar bien nuestra tecnología moderna, a no dejarnos atrapar por los ordenadores y la tecnología digital, que podrían reducirnos a la condición de esclavos. Los jóvenes deben ser educados desde una edad temprana sobre los peligros y ventajas de la ciencia. Actuar, actuar siempre, compartir, compartir siempre, acceder a la mayor felicidad posible y también a la mayor humanidad son las claves de su futuro si quieren estar entre estos hombres y mujeres que disfrutarán plenamente de la vida moderna. Este “vivir juntos” del que tanto hablamos y que vivimos tan poco porque hemos olvidado la clave, por ejemplo que era necesario crear estructuras a escala humana para eso, son ellos quienes lo van a llevar a cabo. ¡Que no olviden que el mundo del mañana está tomando forma bajo sus pies y que está en su poder hacerlo humano o no!…

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page