América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

Circulo Universal Embajadores Paz: ¿Dónde está  el Hombre? de nuestra ambajadora Amanda Patarca (Argentina)

 

 Ahora, una pregunta. La humanidad pensante, a la luz de la lógica; la de mediana inteligencia instrucción y cultura, es la que la formula. ¿Dónde está  el hombre? El hombre, sólo el hombre, el ser humano, hombre. Y, una vez encontrado ese hombre otras dos preguntas que, sabemos,  se tornan inevitables: ¿Dónde, en qué lugar de ese hombre, se encuentra instalada su esencia y qué es lo que la constituye? Descontando, desde el inicio de esa búsqueda, la efectiva existencia de esa esencia, la que, de contar con efluvios aromáticos -metafóricamente hablando- éstos nos indicarían su ubicación; la exacta ubicación de ese hombre buscado, requerido, reclamado. Para lograr esto -su hallazgo- deberíamos dar primero con el paradero del numen inspirador/generador mínimo de todo cuanto significa, conceptualmente, la palabra o palabras con las que se lo nombra -hombre o ser humano- para que, al reconocerlo por lo que es, sepamos que, tanto el concepto que la palabra encierra (su significación), y que corresponde al logos, como las características propias esenciales encerradas dentro cada uno de esos hombres, son efectos expresados de una única causa o razón, cuyo imprescindible aporte mínimo, por parte de la naturaleza, establece el límite inferior exigido en la escala de graduación, para el logro del reconocimiento humano, aunque sus posibilidades de amplitud se constituyan, a partir de ese punto límite Inferior, en potencialmente ilimitadas. El ser humano hombre, se encuentra integrado por la sumatoria y/o descarte de rasgos fisonómicos y caracterológicos -virtudes y vicios-.

Afficher plus

Articles similaires

Uno Comentario

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page