CrónicasCulturaEstilo de vidaFeatured

Circulo Universal Embajadores Paz: La vida no conoce límites para expresar su creatividad, su fantasía.

De Nuestra embajadora: Théa Marie ROBERT (Francia)


Solo las mentes humanas conciben y establecen límites.
Los justifican por sus miedos, su necesidad de seguridad, su preocupación por el dominio, su deseo de hegemonía.
El espíritu de los librepensadores es ingobernable por cualquier fuerza exterior.
La libertad es aquello que uno se otorga a sí mismo en la responsabilidad de transgredir los confinamientos del cuerpo,

el alma, el espíritu, el corazón.
No ponemos la libertad en la cárcel, en una jaula.
Ella sabe pasar por las grietas de las redes,
escalar las paredes que hacen obstáculos,
Escurre por las grietas como agua de torrente
cuyo flujo no puede ser frenado por una presa efímera.
La libertad no conoce prohibiciones.
Da pasos, transgrede, se extiende, trepa.
Es movimiento.
Nada lo detiene en seco para expresar ALEGRÍA.
La alegría de vivir en el corazón del VIVIR, de conectar la Fuente con el Océano.
La alegría y la inteligencia de la alegría.
El impulso y el entusiasmo que se comparten.
La libertad es un torrente de creatividad.
Surge de lo más profundo de uno mismo, de la VIDA
inventar, reinventar, expresar amor.
El amor a vivir y no el miedo, el miedo a vivir.
El amor a la existencia y no el miedo, la angustia de la existencia.
Amor a los demás y no rechazo a los demás.
La libertad es desobediencia, insolencia …
Es infinito … sin horizonte …

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page