América LatinaCrónicasFeatured

Circulo Universal Embajadores Paz UN SENTIMIENTO LLAMADO PAZ de nuestro embajador  Jerónimo Castillo Argentina

Por/para la paz

Con el alma se construye
y el pensamiento moldea;
al principio noble idea,
y esta luz no se diluye.

Innata vive en el hombre
que en noble virtud espera,
siendo su vida somera
signada sólo en su nombre.

La Paz, la Paz que ha sufrido
envuelta en carne de hermano,
debe reinar, y la mano
proteger de nuevo el nido.

El hambre, injusto castiga
al inocente con furia.
Parece que la penuria
no se persigue y fustiga.

Escuchan sordos oídos
del dinero el tintineo,
y por lo que miro, veo
que es un don, el más querido.

En este descuido puro
para lograr su bonanza,
se ha perdido la esperanza
de dar el pan, aunque duro.

El camino de miseria
que la ingratitud provoca,
ha dejado tanta boca
con hambre, y es cosa seria.

Hambre de paz, de sosiego,
de esperanza salvadora,
porque ya no importa ahora
ser para el hermano, ciego.

Más flagelo que la guerra
que fabrican sin motivo,
es el caminar esquivo
de los pobres de la tierra.

La paz que tanto se dice
y con armas se mantiene,
solamente le conviene
al fuerte, y que atemorice.

No solamente quien ama
y sus dones los convida,
consigue cerrar la herida
por la que el mundo reclama.

La tierra sufre lo mismo
por impiadosas acciones,
y clama con los ciclones,
nuestras muestras de egoísmo

De madre las aguas salen
como respuesta de encono
cuando hacemos al ozono
destrozos que nada valen.

Aunque no parezca cierto,
también afecta la vida;
contaminamos comida,
aún en el propio huerto.

Debe guiarse nuestra mano
a la toma de conciencia,
con la ayuda de la ciencia,
siendo mejor, más humano.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page