América LatinaCrónicasFeatured

COMO EL AGUA Elias D. Galati (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

Elias D. Galati
Poeta y escritor (Argentina)

El agua es el óxido de hidrógeno cuya formula es H2O.

Es el componente principal de los organismos vegetales y animales y resulta imprescindible para el desarrollo de los procesos vitales, puesto que las reacciones bioquímicas tienen lugar en disoluciones acuosas.

Una de las características del agua es su anomalía en relación a la densidad, ya que las materias en general aumentan su densidad al disminuir la temperatura; el agua mantiene ese principio general por encima de los 4º C,  si se continúa enfriando debajo de esa temperatura la densidad disminuye, porque en el hielo las moléculas están unidas entre sí por puentes de hidrógeno, de modo que las moléculas forman una estructura abierta.

Gracias a ello en lagos y ríos se congela primero la parte superficial quedando debajo agua líquida,  y llega a ser de 4º C en el fondo lo que permite el mantenimiento de la vida animal y vegetal en la época invernal.

El ciclo del agua permite la lluvia, indispensable para el riego y la permanencia de la flora terrestre.

El agua es indispensable para la vida, debe ser consumida por el hombre y los seres vivos, y es sacada de los manantiales, del subsuelo, de ríos y lagos.

En la historia de las religiones aparece el agua sagrada como símbolo que da el secreto de la energía vital.

El agua señala la turgencia de las plantas y sin su consumo los animales y el hombre  en poco tiempo perecen.

De hecho en nuestra composición química hay más de 70% de agua.

Es un elemento dúctil, dócil, puede ser usado a discreción  y nada lo alterará. Sólo será alterado por las condiciones naturales que modifican su estado, calentada en demasía y superado los 100º C se evaporará convirtiéndose en gas, vapor de agua, enfriada a temperatura inferior a 0º se congelará siendo hielo sólido. Esas son sus modificaciones.

El agua limpia, purifica, embellece, tranquiliza.

Es una de las maravillas de la naturaleza.

Tomemos el agua como símbolo e interpolemos su condición a la de nosotros los hombres.

Cómo seríamos similares al agua.

Si tuviéramos su condición sostendríamos y cuidaríamos la vida, y en caso de dificultad o problema la repararíamos.

¿Sostenemos y cuidamos nosotros la vida; reparamos lo necesario para mantenerla?

Cuando la situación es difícil, y constantemente se produce, en el frío glaciar, modifica la normalidad, para permitir que bajo ella la vida se sostenga; ella la protege y la proyecta hacia un futuro mejor, que seguro siempre sucederá.

Modificamos nosotros nuestras actitudes para proteger y proyectar la vida, tanto de nuestros hermanos como de la naturaleza. ¿Es esa nuestra condición?

En todo tiempo y lugar limpia y purifica. ¿Quizás nosotros purificamos y limpiamos nuestro corazón, para poder purificar y ayudar a nuestros semejantes?

Aquello que el agua riega, se embellece y se tranquiliza. Tanto los vegetales como los animales buscan donde está, la necesitan y recobran su modo, su color, su prestancia.

¿Somos nosotros también aquellos que damos belleza y tranquilidad a nuestros semejantes?

¿Nuestra presencia, a similitud del agua, se nota en el entorno?

¿Producimos un efecto de alegría, de paz, a nuestro arribo las cosas parecen verse de mejor manera, con otra condición, de forma positiva, y se siente que participamos de la situación?

El agua produce felicidad al sediento, la lluvia alegra y satisface al que trabaja en el campo y la espera con ansía, cualquier hombre en toda condición y en todo lugar desea llegar a su casa, asearse, refrescarse y beber un vaso de agua.

¿Los que están a nuestro derredor sienten que nosotros producimos el efecto de la llegada del agua, o nuestra presencia es indiferente.?

Esta es la enseñanza de la naturaleza. Este es el modelo que debemos aprender e imitar.

Seamos como el agua, tranquilicemos, demos paz, limpiemos el cuerpo y el alma, demos belleza a los días de la vida, y hagámoslo con todo el amor que sepamos dar.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page