Cronica desde TindufCrónicasFeatured

 Con el 2% de saharauis: El Polisario no puede ser interlocutor

La ecuación existe y no la alucinada

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

La ONU, la UA, la UE y todo el mundo sabe que con Argelia y su Polisario ninguna paz es posible… ninguna solución es viable… ningún dialogo es fiable. O lo que es igual o mejor: sin el Movimiento de los sahrauies por la paz y sin el Corcas y Jat Achahid todo intento de encontrar una solución al problema del Sahara marroquí sería una pura utopía y por tanto, pérdida de tiempo y de esfuerzos.

El 2022 no es 1975 ni 1980 ni 1990. En el gulag argelino de Tinduf no quedan más de 1937 sahrauies, no todos del ex Sahara español.

¿Con el 2% de rehenes, es imaginable considerar a una milicia parte de una solución?

Los próximos días 22/23 con la conferencia del MSP en Canarias, a pesar de una fuerte y costosa ofensiva argelina contra los sahrauies que no son sus rehenes, se conocerá la envergadura, la ineludible representatividad de una amplia franja de los sahrauies y los objetivos y finalidades que se deben tomar en cuenta si se tiene la valentía política y moral de obrar por la paz en función de la ecuación existente y no la pretendida.

Una ínfima minoría de menos de 2.000 sahrauies no debe imponerse ni como interlocutor ni como socio por una solución y por la paz.

Está en Tinduf argelina con sus armas y sus carros de combate… allí se quedarán hasta el fin del mundo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page