CrónicasEn voz altaFeatured

Confundir la barbarie con el derecho: Las tomatinas de los salvajes

De tractorazos a violatazos

Said Jedidi es periodista y escritor, embajador de la paz por el Circulo Universal de Embajadores de la Paz y presidente nacional (Marruecos) de la Asociacipn mundial de escritores en español

Circula, desde esta mañana, en las redes sociales un video en el que se ve a un grupo de agricultores españoles protestantes atacar un camión de tomates procedente de Marruecos que se dirigía al Reino Unido.

El diario EL Mundo da cuenta hoy de que “en las imágenes se puede escuchar a uno de ellos diciendo « mira de dónde es, de Marruecos » y acto seguido un grupo de seis hombres empieza a abrir las cajas y tirar los tomates cherry al suelo”.

“¿De Marruecos?”. La barbarie parece tener, además una connotación política, digna de una exhaustiva investigación judicial porque los participantes en aquella incivilizada tomatina se enfurecían mas cuando supieron que la mercancía era marroquí.

Ahora bien, política o no, se trata del modo más incivilizado de la protesta por más “justa” que fuera. Marruecos tienen y acata acuerdos con España y con el resto de los países del mundo en materia de comercio, exportación y la circulación, regida a una estricta ley en los territorios de ambos. España también tiene acuerdos con Marruecos y con el resto del mundo al respecto.

A los puertos marroquíes llegan diariamente decenas de camiones españoles con diversos productos.

 A ningún marroquí se le ocurriría trasgredir, infringir o quebrantar las leyes internacionales en materia de transporte que bilateralmente han sido objeto de duras negociaciones y de civilizados acuerdos y a tacar los bienes propios o extraños. Si respondemos con la barbarie a la barbarie perderíamos nuestra histórica forma de ser de país y pueblo hospitalario, respetuoso de las leyes bilaterales y multilaterales.

Cuando la protesta se convierte en delincuencia, los poderes públicos deben tomar cartas en el asunto y esclarecer el por qué, cómo y para qué.

De tractorazo se ha pasado a violatazo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page