CulturaFeaturedSociedad

Congreso Internacional en Nador: El Rif Oriental en la Historia, Arqueología y Arquitectura

Congreso interacional


Redacción de Tánger.-Infomarruecos/Conacentomarroquí

   En homenaje a los profesores: Historiador Dr. Hassan FIGUIGUI, Filóloga Dra. Nicole SEBAG SERFATY y el Arqueólogo Dr. Manuel ACIÉN ALMANSA, se celebra en la ciudad de NADOR durante los días  9,10, 11 y 12 del próximo mes de octubre  2019, el CONGRESO INTERNACIONAL: EL RIF ORIENTAL  EN LA HISTORIA, ARQUEOLOGÍA Y ARQUITECTURA, organizado por la Fundación al-Idrisi Hispano Marroquí para la Investigación Histórica, Arqueológica y Arquitectónica (Sevilla-Tetuán), la Universidad Mohamed I, Facultad Pluridisciplinaria de Nador y el Forum de Urbanismo, Medio Ambiente y Desarrollo – Nador.

Memoria

  Según una nota de presentación del  Dr. Ahmed Tahiri, Catedrático de Historia Medieval, Presidente de la Fundación Al Idrisi Hispano Marroquí:

  “El promontorio adentrado en el mar, conocido en las fuentes más fidedignas de la historia y geografía de Marruecos como “Punta Hark”, constituye la cuna de la especie humana conocida en las fuentes griegas, así como en la genealogía magrebí como “Banu Mazig”, “Mάζιϰες” o “Imazighen” como traslada la tradición oral del lugar, honrando así la memoria de su antepasado común: “Mazigh b. Hark”. En las cuevas de “Monte Hark”, al que “Mazigh” presta su apellido, y a orillas del lago cercano conocido por los lugareños

como “Izgharen warigh, ciénaga de notoria extensión entre Malīla (Melilla) y Kebdana”, en ese paraje surgieron las primeras cabilas amazigh, procreadas por sus nietos “Madghis b. Bar” y su hermano “Barnus b. Bar”. Y desde este lugar en concreto, conocido actualmente como “Bu-’Arak”, en el corazón de la cabila Mazūўa, al Este del Rif, partieron las grandes olas migrantes que poblarían la mayoría del territorio, hasta los confines de Egipto por el Este; las Islas Canarias, al Oeste y las Islas Baleares, al Norte, hasta alcanzar las fronteras de África subsahariana en la parte Sur, en lo que se denominó “País beréber”, palabra árabe que hace referencia al binomio los “Butr” y los ”Baranes”, ambos descendientes naturales de “Bar b. Tāmilā b. Mazigh b. Hark.

   Como es sabido, el monte Hark fue durante la época antigua el punto de enganche de las tres poblaciones amazigh: Marnīsa, cuya urbe se extendía al Este del río Muluya; Baqqūya, asentada a su Oeste, y Maknāsa, que penetra las estepas semiáridas de su curso medio. Esta nueva situación propició la perfilación de la orografía del Este del Rif, en su condición de área de interacción entre el

sedentarismo agrícola, los métodos de apertura comercial y el modo de trashumancia, que se reflejarían todos ellos en los diversos aspectos de la vida urbana, cultural y social. Se trata de la zona geográfica ocupada por el grupo tribal conocido como “Walhāsa”, cuya antigüedad se sitúa entre las épocas antigua y medieval y que se extendió a través de dos ramas tribales: los Banu Yeznasen, al Este del rio Muluya, y los Banu Wartadīn, antepasados de Kabdana y Qal‘iya, al Oeste del mismo raudal, junto al punto de referencia naval conocido en los libros greco-árabes: “Itinerarios y Reinos” como “Archipiélago de Muluya” o “Ad Tres Insulas”. Todos ellos provienen de su antepasado común “Walhās b. Yattūft b. Nafzāw” y colindan por el Oeste con sus primos los “Battūya, antepasados éstos de las cabilas de Temsamān, Beni Tūzīn, Beni Sa‘īd y Beni Wlichchek y otras descendencias que reculan hasta su antepasado común “Yaslīten b. Battūy”.

   La interacción entre los dos géneros llegó a formar lo que se conoció en el sistema regional marroquí como “País de Kert”, algo similar a un eslabón de unión de los dos grupos tribales: los Nafza en el actual territorio de Qal‘iya y los Maknāsa con sus poblaciones actuales de Metālsa y Aït Bu-Yahyī. Nos encontramos, pues, ante la llave de mando que controló a lo largo de épocas las arterias de conexión de las civilizaciones del Mediterráneo y las entrañas de África subsahariana. Esto quedaría patente con la aparición de famosos puertos y aglomeraciones urbanas en la región, tales como la antigua ciudad de Rusadir y la no menos importante urbe de Guisāsa. Por su parte, el monte Hark albergó uno de los baluartes inexpugnables de Marruecos: la “Fortaleza de Kert”, de la que deriva el nombre de la más destacada cabila de la región: “Qal’iya”.

   A pesar del esfuerzo de una élite de eruditos estudiosos, la mayor parte de la historia del país y su gente permanecen, desgraciadamente, en el olvido. Lo mismo ocurre con la mayor parte de su arqueología y sus vestigios, igualmente presa del ocultamiento y la desaparición. Hurgando en los fangales desolados y abandonados a su suerte, un buen investigador antropólogo podría rescatar eslabones perdidos, ocultos bajo tierra, o que aún perduraren en el vestuario, en la arquitectura y en el lenguaje. Esto

permitiría desbloquear el hermetismo que impera actualmente y remendar tejidos desgarrados por la dejadez y la despreocupación.

   Para tener una idea exacta de la dimensión del daño causado a la región oriental del Rif, bastaría con evocar a algunos famosos adalides del lugar cuya aportación al diseño y configuración de la historia de la región fue absolutamente determinante. En ese sentido, destaca “el fundador de la ciudad de Malīla (Melilla), emir de Banī Yafren…llamado Amlīl”, cuyos descendientes se propagaron por la región y fundaron la famosa “ciudad de Ўrāwa”. Ciertamente, la grandeza del fundador de al-Ándalus, Tāriq b. Ziyād al-Yeznāsnī alWalhāsī ocupa de pleno derecho un lugar parejo al que fuera gran juez de la comunidad en el sistema califal en al-Ándalus, Mundhir b. Sa‘id al-Ballūtī al-Walhāsī, memorables ambos en la historia del Magreb y al-Andalus.

  Igualmente, fue innegable la aportación del monte Hark, que se erigió como baluarte inexpugnable en la defensa del país y de su gente, afrontando los grandes desequilibrios provocados por la transición entre las épocas medieval y moderna. En la misma ciudad de

Malīla (Melilla) se intentó rescatar el sistema de la Yamā‘â (=Comunidad) e impedir cualquier atisbo de descarrilamiento en los vericuetos de la separación, a través de la proclamación del califato omeya y la pleitesía a uno de los nietos andalusíes afines a la

Yamā‘â, a saber Abd al-Azīz b. Ahmad. En un intento postrero, se procedió a la proclamación del descendiente de la dinastía alauí edrisí con la investidura de Muhammad b. Idris al-Musta‘lī como califa en la misma ciudad. Por desgracia, la tendencia a la descomposición fue más poderosa, como lo prueba el claro ejemplo de la decisión de los Benimerines descendientes de Meknāsa de proceder a la adecuación y adecentamiento de la andaluza “Fortaleza de Kert” que, a raíz de ello, pasó a llamarse “Qal ‘ât (fortaleza de) Tāzuda”, que albergaría el primer núcleo constitutivo del estado Meriní. Nos ha sido dado conocer los detalles del traslado desde la

Granada Nazarí a Qal‘iya, y a la totalidad de las tierras de Battūya, lo que en la defensa de los enclaves se conoció como “el emirato defensivo” en al-Ándalus. Emirato éste que se le atribuyó a Abd al-Rahmān b. Abī Yaflūsen para de este modo pasar a considerársele

como primer “emir de la vanguardia combatiente” en tierras del Magreb.

   Son pues, capítulos de las contiendas entre beligerantes y pacifistas, que fueron constantes en la época del Estado alauí, como lo refleja el hecho de la creación de las fortalezas de Selouan y Ўnāda y otras fortificaciones. Por otro lado, no es nada casual que los famosos líderes de la defensa territorial del Estado alauí a los que el sultán Mulay Ismael asignara la misión de liberar y repoblar las  ciudades de Mehdia, Tánger, Larache y Azilah fueran originarios de Temsamán y Battūya. Destáquese entre ellos, sobre todo, a ‘Umar b. Haddū al-Rifi, Ali b. Abd Allāh al-Rifi y Ahmad b. Haddū al-Rifi que alcanzó la excelencia en la urbanización de las ciudades de Tánger y Tetuán a las que dotó de jardines y palacios de ensueño cuya magnificencia en nada desmerecía de los de Italia”.

 

 

Show More

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Related Articles

Close
Close