América LatinaCrónicasFeatured

Corona Virus, derechos humanos y Polisario. Juan C. Moraga D. Fundación Chile-Marruecos.

Kovid-19 y el Polisario

Juan C. Moraga D.
Fundación Chile-Marruecos.

Sin duda vivimos, a partir de esta crisis sanitaria a nivel mundial, un momento especial de la humanidad donde debieran imponerse principios solidarios y de bien común, destacando en ellos el respeto a los derechos humanos bajo cualquier circunstancia y lugar, en cuyo contexto gobiernos y autoridades de cada país determinan las medidas que estimen convenientes para proteger a sus pueblos y ciudadanos.

Por lo anterior nos afecta profundamente que, violentando este espíritu y  en “el momento que toda la Humanidad se vuelca para afrontar la pandemia de coronavirus”, el grupo separatista frente polisario opta por ignorar este drama mundial y, aprovechándose de esta dramática situación, demostrando al mismo tiempo su desprecio por la solidaridad humana,  privilegie campañas de difamación en contra de quienes han sido víctimas directas de sus atropellos, como es el caso de Lemaadla El Kori que, hace unas semanas en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra, denuncio el secuestro, torturas y asesinato  de su padre que, durante 10 años y en un lugar conocido como “cárcel secreta de Rashid” muere sin que nunca se le haya acusado formalmente de nada. Sin duda y ante cualquier tribunal del mundo, este es un crimen de lesa humanidad que debe ser castigado, en cuyo escenario, estimamos,  las declaraciones de solidaridad y apoyo moral no son suficientes, sino que se debe actuar ante tribunales internacionales para que los responsables de tales crímenes sean castigados, pues se trata  de delitos claramente tipificados en la legislación internacional.

Sobre este caso la “Iniciativa Saharaui por el Cambio” denuncia que “los implicados en aquellas atrocidades, han creado portales y panfletos digitales dirigidos por células secretas que, bajo el anonimato, libran una guerra sucia contra las víctimas. Esta semana se han ensañado contra nuestra compañera Lemaadla, respetable madre de familia e hija de una víctima de Rashid. La razón es porque tuvo el coraje de trasladar, su dolor y sus quejas a la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra. Le dedicaron todo género de insultos, vejaciones y calumnias sencillamente para tratar de humillarla en su dignidad y honor como mujer, madre y como ser humano”. Y Concluye: “Aunque la pretensión no es otra que intimidar al más puro estilo mafioso, a opositores políticos y a todo aquel que hurgara en el pasado criminal de algunos dirigentes implicados en ejecuciones extrajudiciales, en violaciones flagrantes de los derechos humanos, lo cierto es que tales prácticas están teniendo un efecto adverso entre sus mismos partidarios al retratar la nauseabunda estatura moral de quienes están detrás, y del conjunto de la cúpula del Polisario”.

Quienes hemos sido víctimas de atropellos, conocemos de torturas y cárceles secretas, no podemos guardar silencio antes estos crímenes e ignorar los ataques de los violadores de derechos humanos en contra de quienes han sido sus víctimas, como ha ocurrido con Lemaadla El Kori a quien, desde el sur de América entregamos nuestra comprensión y apoyo. Como fundación Chile Marruecos, para la solidaridad y amistad con el Sahara marroquí, podemos asegurar que, ante tales delitos, no guardaremos silencio, esperando solamente que esta emergencia sanitaria sea superada para retomar nuestras tareas solidarias con todos aquellos y aquellas cuyos derechos humanos son violentados.

 

Show More

Related Articles

Close
Close