FeaturedSociedad

“Cosas de la vida” Carcajadas del fondo del corazón

¿Cómo puedo olvidar aquél día en que por una extraña contradicción  que  sirve de moraleja para  quienes tienen todo, llevando una vida de lujo pero al mismo tiempo les falta lo esencial: la felicidad.

Aun suena en mis oídos una carcajada sincera, proveniente del fondo de corazón de un hombre humilde – vendedor de habas de huertas en un mercado ubicado en el casco viejo de Fez, charlando espontáneamente con otro hombre, al parecer, este último admiró su carcajada igual que yo.

Quizás sea absurdo describir tal escena, sin embargo, en un mundo material donde vivimos, nos cuesta creer que todavía hay gente que ríe de esta increíble  forma.
Lo cierto es que aquél hombre muestra que el mundo va bien, siempre y cuando hay personas como él, vulnerables pero contentos, llevando un diadema de satisfacción invisible para los demás.

Así, una carcajada vale mucho más que un coche lujoso o prendas de últimos gritos, pues el dinero no podría comprar la felicidad tampoco la satisfacción.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page