CrónicasFeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

Cosas de la vida: La exagerada generosidad de Ami Abdelkader

Abdelkader El Uekili es un amigo de infancia de mi padre que, desde hace más de medio siglo está afincado en Alemania.

Ami (tío), Abdelkader como lo llamamos en casa, veranea siempre en Martil donde posee una pequeña casa.

El hombre quería reforzar, como suele decir él mismo, sus raíces en su querida Tetuán, comprado un terreno entre Cabo Negro y M’diq.

Solo que, al cabo de unos meses, Ami Abdelkader descubre que el mismo terreno ha sido vendido a casi cinco adquisidores. O lo que es igual; que ha sido atrozmente estafado.

Contándolo, mi padre, le propuso un amigo abogado en el comercio de Rabat, uno de los mejores del país.

  • Gracias estimado Said. Me basta y me sobra que el estafador es él y no yo. No creo que se salga con la suya

La generosidad en esencia. Ami Abdelkader nunca recuperó su “inversión” ni jamás lo intentó. Una especie rara en vías de extinción…

 @InfoMarruecos

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page