FeaturedSociedad

“Cosas de mi país”   El otro rostro de un trabajo noble Joulnar Khaldi

Un profesor es una persona que tiene por papel esencial transmitir el saber y los conocimientos que ha aprendido con a sus alumnos o discípulos tomando en cuenta que la inteligencia tiene grados y que, a menudo es variable y fluctuante.

Lamentablemente, hay algunos docentes que se quitan la ropa de un trabajo noble, vistiéndose de un juez opresor; actuando, o bien elogiando a los de su clase, o bien trata, en cambio, muy mal a aquellos que son “flojos” en la asignatura enseñada, castigándolos con palabras duras como: « sois menos que nada »  » los animales son mejores que vosotros »  » no tienen un cerebro, sino una piedra », expulsándolos, incluso  de “su” aula cuando no entienden una lección o resolver un problema.

Además de eso, los supuestos profesores no pierden ninguna ocasión  para insultar a sus alumnos que se convierten en víctimas de su mal humor y sus rabietas, lo que produce complejos psicológicos a los alumnos llevándolos a odiar todo lo vinculado a la escuela y al aprendizaje.

Un profesor no debe, de ningún modo, abusar del exceso de autosugestión, practicando la tortura moral en clase, incitando a los alumnos a abandonar la escuela y condenarlos a vivir con un nudo en la garganta.

 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page