“Cosas de mi país” La vendedora de cerillos: una imagen aun clavada en la mente Joulnar Khaldi

0
Joulnar Khaldi
De niños, nos contaban tantos cuentos de hadas e historias, que quedan aun clavados en nuestra mente, quizás por sus moralejas o por generar nuestras emociones. Uno de estos cuentos  narra la surrealista historia  la vendedora de cerillos, una niña huérfana quien vivía con su padrastro que le trataba muy mal, obligandola a trabajar, vendiendo cerillos en la calle, amenazándola de no volver a casa en caso de no traer dinero.

En una noche que cayó en la noche buena, hacia mucho frio y nevó copiosamente, sin embargo la pobrecita salió, forzada, llevando puesta poca ropa, para colmo, perdió uno de sus botines, pisado por un coche de caballos, así se vio obligada a andar descalza.

¡Qué injusticia! Todo el mundo era feliz en tal ocasión, recibiendo regalos, unidos alrededor de una chimenea para calentarse, excepto la vendedora de cerillos y muchos niños que padecían el mismo destino en otros lugares del mundo.
Después de fracasar , no logrando vender ni una cajetilla de cerillas, pues nadie mostró interés en su mercancía, la pobre niña se fue a una esquina en la calle, luego encendió las cerillas, una tras otra, buscando un poco de calor, de repente, vio en sueño a su mama con los brazos abiertos como si la hubiera invitando al lugar donde está, así había sido, la vendedora de cerillas sef fue en compañía de su madre, no por el frio ni por el hambre, sino porque una criatura inocente como ella no tenía un lugar en aquel monstruoso mundo.