“Cosas de nuestros vecinos” ATACANDO SIEMPRE A LOS MISMOS José Antonio Carbonell 

0
Hace unos días José Carlos Fuertes, psiquiatra y colaborador del programa de televisión Espejo Público, arremetía contra los vigilantes de seguridad que, haciendo su trabajo, tuvieron un desencuentro con Rivera y sus escoltas.
Bien, pues el colaborador de televisión se refería a los vigilantes como “sujetos a los que les das unos grilletes y una defensa y actúan como quieren”. Más o menos, estas eran sus palabras.
Después del aluvión de críticas que ha recibido, no ha tenido más remedio que decir que, no se refería al colectivo en general porque él respeta mucho a este sector y que, bla, bla, bla.
Este hombre, ofrece sus opiniones en el programa sobre todos los temas que surgen en el panorama actual y donde parece ser que metió la pata de nuevo con el colectivo transexual, haciendo una comparativa digna de la Inquisición. Claro que, al ver lo que se le vino encima, no tuvo más remedio que decir que, no se le había entendido, porque en ningún momento dijo lo que dijo.
En fin que, sabemos que el que tiene boca se equivoca, pero también sabemos que lo que primero sale por la boca de un sujeto, es lo que siente realmente.
No se puede generalizar y atacar a los tantos y tantos vigilantes de seguridad que, realizan su labor en infinidad de lugares.
Es más fácil criticar que, alabar. Salvan muchas vidas de las que nadie habla. Sin ir más lejos, recientemente le practicaron una reanimación cardiopulmonar a un bebé en un centro comercial salvándole la vida al pequeño, pero esta como tantas otras actuaciones dignas de ser tratadas, no salió en los medios de comunicación. 
Desgraciadamente, en este país el colectivo de Seguridad Privada, está muy mal mirado. Carece de protección a todos los niveles. Sólo se les graba con móviles para mostrar las imágenes en televisión cuando sus actuaciones (según la ciudadanía) son desproporcionadas. 
Es una pena que, cualquier persona, un psiquiatra en este caso, se siente delante de un micrófono y hable sin conocimiento ni fundamento y deje a la altura del betún a estos trabajadores, porque seguramente un día, uno de ellos le llamó la atención en algún aeropuerto, al querer saltarse las medidas de seguridad y protocolos establecidos en estos lugares. 
Ellos están ahí, para ayudarnos. Y si un político por el simple hecho de serlo, quiere recibir un trato diferente al resto de personas, está muy equivocado. Aunque muchos se crean superiores, todos somos iguales. Y todos debemos respetar el trabajo que desempeña un vigilante a la hora de pasar un control. Ya seas Rivera, Fuertes o te apellides Martínez. 
Repito que, todo esto sucede porque, no hay respeto hacia esta figura y aquellos a los que les corresponde hacer que este colectivo esté bien visto y sea respetado, no lo hacen, cometiendo un gran error.