“Cosas de nuestros vecinos” En la calle y al raso José Antonio Carbonell Consuelo Blanco 

    0

    Desde que este país entró en crisis hace ya más de una década, los puestos de trabajo, así como tantas empresas comenzaron a decaer y han sido varios miles de personas las que han sufrido en sus carnes, despidos, agotamiento de ayudas y echados en multitud de ocasiones de sus hogares por no poder afrontar los gastos mensuales.

    Jóvenes o no tan jóvenes han sentido rabia y dolor al ver cómo eran obligados a abandonar sus casas.
    Recientemente un matrimonio que residía en Oviedo de 74 y 72 años eran desahuciados por no poder costear el alquiler de su vivienda. Recibían una pensión no contributiva de menos de 400 euros.
    Durante dos noches, han tenido que dormir en un parque, en la calle y al raso, al carecer de otras alternativas. 
    Casos como el de este matrimonio, pasan a diario alrededor de España. No hay que olvidar que, esto nos puede pasar a cualquiera, ya que no hay trabajo para todos, por lo que no vamos a cotizar los años suficientes para poder cobrar una pensión medio decente, por lo que no debemos mirar hacia otro lado, como si esto no fuera con nosotros. A diario, por nuestras calles, vemos a ciudadanos que, un día tuvieron un hogar y una familia y por quedarse sin empleo lo perdieron todo y hoy mendigan algo que llevarse a la boca. Viven el día a día, sin esperanza, porque nadie hace nada, ni políticos, ni ONG’s. Actualmente hay 13 millones de personas pobres o que viven bajo el umbral de la pobreza y en exclusión social. 
    Nuestros gobernantes sacan Decretos para obtener votos. Les mueve lo que vende. No les interesan los desahucios. Ellos viven tranquilamente, en sus buenas casas con todo pagado. ¿Por qué no se sacan Decretos para ayudar a las personas que lo han perdido todo, al igual que han destinado 40 millones de euros para los MENA (menores no acompañados)? 
    Sánchez dice: “la protección de la infancia es una de nuestras prioridades” y me cuestiono si es que hay clases y clases, porque en España hay muchos niños que pasan hambre, porque sus padres, no tienen nada que ofrecerles.
    ¿Conoce la Unión Europea la situación real de uno de los países miembro en cuestión de desahucios? ¿Sabe que en este país hay multitud de familias pasando hambre? Si la respuesta es “no”, nos preguntamos el por qué no es conocedora de esta cruda realidad. Y en cambio si la respuesta es afirmativa, pensamos que les da igual y que España como uno de los 28, no tiene ni peso, ni relevancia para dar un golpe en la mesa y decir hasta aquí.
    Este país necesita gobernantes con empatía hacia los demás y con principios. Y la ciudadanía debería mirar con otros ojos a esas personas que viven en la calle, ya que un día hace tiempo, fueron ciudadanos decentes y entre unos y otros que, se lo llevaron todo, hoy se ven sin futuro.