Cosas de nuestros vecinos: Radioscopia de un gobierno

0

El nuevo gobierno de Pedro Sánchez ha prometido sus cargos ante el rey y toda España este 7 de junio en el Palacio de la Zarzuela de la capital.  Uno a uno apoyando su mano derecha sobre la Constitución Española han leído su texto anunciando cada uno de ellos y de ellas sus carteras, pues este es el gobierno ´más femenino´ de la historia de España, con 11 ministras y 6 ministros.  

Hamid El Idrissi El Imrani
El anhelo del líder de Podemos en que la propuesta del nuevo presidente fuera la de apostar por un gobierno transversal  y amplio, se ha desvanecido. “Ha tardado 24 horas en olvidarse de quien le ha hecho presidente”, expresaba Pablo Iglesias en el programa ´Los desayunos de TVE´ y tachaba de ser el gobierno de Sánchez ´el más débil de Europa, sólo sustentado por 84 diputados y el más débil de la historia de España” En su primer Consejo de ministros, la portavoz del gobierno de Pedro Sánchez, Celaá, respondía a Pablo Iglesias en la posterior rueda de prensa que se permita un margen de al menos una semana para poder evaluar su labor sin interferencias previas. 
Sin duda Iglesias también peca de ingenuo al no diferenciar la forma de ejercer política del PSOE con la forma asamblearia de Podemos. No debe olvidar que en demasiadas ocasiones el PSOE ha pactado con el Partido Popular y sabe bien que después de las últimas Elecciones Generales Pedro Sánchez prefirió el pacto con Ciudadanos al pacto con Podemos.  Duras han sido las declaraciones de muchos líderes del PSOE que opinan que « A Podemos, ni agua ». La moción de censura fue una votación con un claro « No a Rajoy » pero detrás no había acuerdo sobre proyecto político alguno. 
El Partido Popular deja otros casos de corrupción pendientes de resolución judicial, entre ellos la segunda fase de la propia trama Gürtel que le ha costado la expulsión al gobierno de Rajoy, pero también ha dejado en el aire el candente e importantísimo tema del conflicto catalán y donde es necesario conocer la postura del nuevo gobierno ante la situación de los políticos presos y de los exiliados. 
La vicepresidencia corre a cargo de Carmen Calvo que además será ministra de Igualdad y Relaciones con las Cortes. La jurista cordobesa fue Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía entre los años 1996 y 2004 y ministra de Cultura en el gobierno de J.L. Rodríguez Zapatero, del 2004 al 2007. Es secretaria de Igualdad del PSOE, partido al que se afilió en 1999. La señora Calvo fue la cabeza visible del PSOE que negoció con el PP la aplicación del artículo 155 en Cataluña. 
La cartera de Asuntos Exteriores está a nombre de Josep Borrell, el más veterano del nuevo gobierno, con 71 años. Borrell, que llevará tres secretarias de Estado: la de Asuntos Exteriores, la de Unión Europea y la de Cooperación Internacional para Iberoamérica y el Caribe, no ha sido una buena elección según sus paisanos independentistas, por sus luchas soberanistas al lado del PP y la “Societat Civil Catalana”. 
Borrell, con un extenso currículo académico y una gran trayectoria política en España y como parlamentario en Europa, presidente de la Eurocámara hasta 2007, es la imagen que se pretende dar ante los socios europeos: orden y continuidad. 
La nueva ministra de Economía, Nadia Calviño, sería otra apuesta de Sánchez con “sello europeo”, pues su bagaje profesional  en la UE con cargos de influencia,  así lo demuestra.  Desde 2014 ha sido la Directora General de Presupuestos bajo el mando del comisario europeo alemán  Günther Oettinger. 
La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero que curiosamente varía una letra su apellido con su antecesor Cristóbal Montoro, le había hecho llegar un dossier cuando era consejera de Hacienda de Andalucía reclamando el recálculo en el modelo de financiación autonómica y destacaba privilegios en el Cupo Vasco y en la Comunidad Autónoma Madrileña en detrimento de la Comunidad Autónoma de Andalucía que ella representaba.  Seguramente con  el primer punto se inicien conflictos con el propio presidente Sánchez quien en la sesión de moción de censura ubicó mantener los presupuestos aprobados por el PP y el PNV rechazados solo una semana antes por el propio PSOE. Esto significaría que la cartera de economía cambia de manos pero no de Presupuestos. Felicitándole por su cargo, la consejera de Hacienda madrileña,  Engracia Hidalgo, con referencia a la segunda cuestión no dejaba pasar la ocasión de recordarle a la nueva ministra que “ya no mirara sólo por Andalucía y que pasara con justicia y equidad a defender los intereses de todos los españoles” 
El tema es que ni los propios andaluces aprueban el hacer de la consejera de Susana Díaz, acérrima defensora del Impuesto de Sucesiones,  cuyo alto gravamen ha obligado  a muchas familias andaluzas a renunciar a sus herencias. Tampoco ayuda recordar que la consejera de Hacienda y Administración Pública deja en Andalucía “las mayores tasas de desempleo, casos de corrupción y pobreza de toda España” y donde una plataforma andaluza ha conseguido casi dos millones de firmas (StopSucesiones.org) para denunciar “el mayor espolio fiscal de Europa”
También pasa por lo económico el  reto de la nueva ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que tendrá que lidiar con el déficit financiero  del sistema de pensiones  dejado por los populares, cercano a los 19.000 millones de euros en el 2017 al que se añaden los altísimos índices de desempleo del país.  
Y quien en su día se atrevió a disputarle el cargo de la Secretaria General de PSOE en Andalucía, la “sultana” Susana Díaz, es el estrenado ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. No es debutada sin embargo su experiencia, pues fue consejero de Agricultura Y Pesca en el tiempo que fueran presidentes de la Junta de Andalucía primero el socialista Manuel Chaves y posteriormente el socialista José Antonio Griñán. También fue embajador de España en Marruecos (2004-2010) y embajador de España ante la Unión Europea (2010-11) donde ostentaba el cargo de Secretario general del Comité Económico y Social Europeo hasta tomar posesión de su cartera de ministro. 
La fiscal madrileña Dolores Delgado experta en la lucha contra el terrorismo yihadista y que desde 1993 desarrollaba su labor en la Audiencia Nacional, ha sido nombrada ministra de Justicia en el gobierno de Pedro Sánchez. Muy cercana al juez Baltasar Garzón, quien recordemos fue inhabilitado por el Tribunal Supremo por prevaricación en la instrucción del caso Gürtel.  Los retos que debe encarar la nueva ministra tienen mucho que ver con el regreso a la independencia judicial. 
El magistrado Fernando Grande-Marlaska  y su cartera de Interior ha sido una de las opciones de Sánchez más criticadas pues el magistrado contó con el apoyo del  Partido Popular para llegar al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) 
De línea conservadora, continuó con los trámites de su compañero el juez Del Olmo y ordenó el « secuestro » de los quioscos del magazine satírico ´El Jueves´  
Cuando la jueza Concepción Espejel fue apartada del caso Gürtel por su proximidad al Partido Popular, no tuvo reparos en alegar que los juicios de Gürtel y la caja B de financiación ilegal en Génova eran fruto de una “campaña mediática” 
Cuenta en su trayectoria con “actuaciones sonadas”, como la decisión de archivar la causa sobre el accidente aéreo del Yakolev-42 ocurrido en mayo del 2003 que causó la muerte de 62 militares españoles y ´dar carpetazo´ a las responsabilidades del entonces ministro de Defensa Federico Trillo y la cúpula militar que conocía la inseguridad del aparato. Los familiares del Yak-42 siguen sin perdonar al que ahora es ministro del Interior, que en su día dijo que « la identificación de los cadáveres era intrascendente e inocua » 
Grande-Marlaska fue propuesto por el PP como vocal del CGPJ, pero la Asociación Progresista de Jueces solicitó su cese en el 2016 por ser el protagonista de seis de las nueve condenas que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha impuesto a España en relación a su negligencia en investigar los casos de tortura (principalmente a presuntos etarras) que llegaban a sus manos. 
« Espero estar a la altura de las circunstancias” expresaba el juez al tomar posesión de su cargo de ministro. Y esto es lo que sin duda esperan muchos de él y lo que otros muchos dudan. 
Un rescatado ministerio, el de Cultura y Deporte, va a ser responsabilidad del valenciano Màxim Huerta. El periodista y escritor  cuyo rostro es especialmente conocido por los españoles al participar en diferentes programas de distintas televisiones, autonómicas y nacionales, en informativos y más aún por asociársele como tertuliano durante 10 años en el magazine televisivo de cotilleo ´El programa de Ana Rosa´,  ha reconocido ser poco practicante y seguidor del deporte.  Su nuevo cargo le ha obligado a matizar unos antiguos twits en los que decía “odiar el deporte” y expresar ahora “Sabéis que no lo práctico y no solía seguirlo, pero pienso mimarlo y amarlo. El deporte también es educación y cultura” “Voy a apoyar al deporte y a los deportistas, que son héroes y heroínas” ha indicado en las redes. 
También ha resultado sorpresivo el nombramiento del astronauta español Pedro Duque en una nueva cartera que no existía en la anterior legislatura,  Ciencia, Innovación y Universidades, quien  expresaba “Aún estamos a tiempo de hacer que España esté a la cabeza en ciencia” 
Quien ha tomado posesión de una cartera que no le resulta desconocida ha sido la socialista y licenciada en medicinaCarmen Montón, pues ya era titular de la Consejería de Sanidad desde el 2015 en el Gobierno Valenciano. Su gestión ha sido muchas veces contraria a la línea de la aplicada por el Partido Popular en cuestiones sanitarias y que avanzan ser del agrado social por su defensa de la sanidad pública universal y gratuita. 
El nuevo gobierno de Pedro Sánchez cuenta con otra mujer que ha sabido bandear los problemas Margarita Robles, magistrada del Tribunal Supremo, es la nueva ministra de Defensa. Como novedad reseñar que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) volverá a depender de este ministerio. Con el PP estaba adscrito a la vicepresidencia del Gobierno. La sucesora de María Dolores de Cospedal ha dejado clara su posición ante los separatistas: “Con la Constitución, todo;  fuera de la Constitución, nada” 
Sánchez sin embargo no ha querido prescindir de la figura de la socialista catalana Maritxell  Batet quien puede ser un importante ´lazo mediador´ del nuevo gobierno con la Generalitat catalana. Su ministerio es el de Política Territorial y Función Pública y su cartera era cedida por su antecesora la ex vicepresidenta del gobierno del Partido Popular Soraya Sáenz de Santamaría. La nueva ministra ha expresado que su principal objetivo será “escuchar, dialogar y consensuar y ´recuperar la palabra´ con todas las comunidades autónomas, pero en especial con Catalunya”  
Y resta mencionar al ministro de Fomento José Luis Ábalos; la bilbaína ministra de Educación y Formación Profesional María Isabel Celaá, catedrática de Enseñanza Secundaria y ex consejera de Patxi López, ex lendakari del País Vasco, quien será la portavoz del Gobierno de España; la ministra de Industria, Comercio y Turismo María Reyes Maroto y la nueva ministra de la novedosa cartera Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien se plantea derogar algunas leyes relacionadas con el sector y al plantear la unión de Energía y Medio Ambiente en una única cartera permitirá márgenes de maniobra y consensos necesarios para un borrador de Ley de Cambio Climático que había permanecido pendiente de materializarse con el gobierno de Rajoy. 
Mientras unos se mantienen activos con el cambio, sesiones de fotos, entrevistas, reuniones y acuerdos, el gobierno saliente se encuentra aún asimilando la nueva situación que les toca vivir. Algunos se reincorporarán a sus puestos de trabajo que mantenían en excedencia, otros directamente descansarán para pasar con la familia el tiempo ´robado´. Otros buscarán dónde seguir ocupando un puesto político por si las cosas cambian. 
Y cada uno de ellos conocerá lo que ha dado a su país o le ha quitado, cada uno de ellos sabrá si su trabajo ha sido realizado con dedicación, honradez y respeto o todo lo contrario… y eso es algo que queda impregnado para siempre. 
Deseamos que el nuevo gobierno propuesto por Pedro Sánchez sea un gobierno para gobernar y no un gobierno de galería para elecciones anticipadas.  
 
Hamid El Imrani El Idrissi