Antes de olvidarCrónicasFeatured

Cosas y casos: La inquietante obsesión de Ibrahim

Superstición mortal

Este mediodía, uno de mis clientes, Ibrahim, llegó justo cuando me estaba preparando para cerrar la óptica. Siendo siempre prioritario el cliente, lo recibí casi con honores. Sin embargo, antes de abordar asuntos relacionados con la óptica, el joven comenzó a contarme cosas sorprendentes: “Uno de mis familiares, enemigo a causa de una herencia, me envía espíritus que me hacen daño”.

Ibrahim, aparentemente un joven equilibrado, no se limitó a compartir estas preocupaciones, sino que también mostró una herida en su brazo, alegando que se trataba de un mordisco de un djinn.

Ante esto, me vi obligada a intervenir: “Mira, Ibrahim, si lo que afirmas es cierto, esto sería una amenaza seria y grave contra la seguridad del Estado”. El joven guardó silencio. ‘Esto se consideraría una forma de blasfemia”, le dije, añadiendo que “contar con un ejército de djinns sería un arma de destrucción masiva y no solo amenazaría la seguridad nacional, sino también la internacional”. “Creíamos que solo el Profeta Salomón tenía este poder… pero ahora resulta que los hay a punta de pala”.

Ibrahim no dijo nada, dando la impresión de estar reflexionando, pero se fue sin pronunciar una palabra.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page