Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Covid-19/El Polisario y sus mentiras El crimen de la simulación

Caraduras!

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

El chiste del día, de la semana, del ano y, probablemente del siglo: El Polisario acaba de “reconocer” un caso de coronavirus en este gulag argelino de Tinduf. “Con estos sinvergüenzas se debe separar todo”, comentaba el viejo Mahfud MI mientras que el resto de la asistencia reían con lágrimas de tristeza.

Testimonio de F.MJH: “en la Wilaya de Smara hemos visto con nuestros propios ojos más de 300 infectados, en su inmensa mayoría muy graves después de meses de abandono y descuido sin medicamentos, si n trato y sin, siquiera reconocimiento”.

No es solo Argelia, sino el mundo que pierde conciencia. Los únicos que saben dónde fueron en terradas centenares de víctimas de la Cpvid-19 de los campamentos de Tinduf son los argelinos, responsables de la coordinación de la gestión de los campamentos y unos cuantos mandatarios con sus ejecutores encargados de recolectar los cadáveres y enterrarlos “donde nadie los pueda descubrir”.

F.MJH e incluso el viejo Mahfud MI están dispuestos a testimoniar “si nos garanticen la integridad física de los miembros de nuestras familias”.

El país del millón y medio de mártires hasta donde lo han arrastrado los mandatarios de turno en Argel.

Los que mueren aquí e estos lúgubres campamentos se van sin saber por qué ni cómo.

En Tinduf todos saben cuándo se ha nacido, pero no cuando se ha muerto ni por qué ni cómo ni cuándo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page