CrónicasFeaturedLas cosas lo que son

Covid-19 en el mundo: La desunión que deshace la fuerza

 No cabe la menor duda de que con una desinteresada (y hasta interesada) cooperación internacional para combatir el coronavirus, el mundo, nuestro triste e hipócrita mundo, hubiese logrado resultados infinitamente más positivos que las actuales.

¿Quién ayudó/ayuda a quién? China en un alarde de gota en el océano. Sinceramente ¡tampoco! Probablemente tuvo la intención y la disponibilidad, pero le faltó la eficacia y el dominio del tema.

Los demás… todos los demás… se consagraron a sus respectivas situaciones internas, olvidando que dos son uno, uno es ninguno.

Al final ni los grandes ni los pequeños pudieron con el exterminador virus, acusando unos a otros de su tragedia, pero sin contemplar, hasta ahora, una estrategia mundial de lucha contra el flagelo.

Pero aun, intenciones electoralistas han hecho hasta acusar a la OMS de ¡vaya usted a saber qué!

Es el terreno fértil que ha hecho que el Covid-19 avance inexorablemente devastando lo verde y lo seco, como decimos en Marruecos.

Queda aún tiempo. Lo que dudamos que queda aún es la conciencia y la honestidad moral e intelectual de los dirigentes del mundo para olvidar, aunque solo ¡momentáneamente, sus perversos cálculos políticos y politiqueros de cara a elecciones o a enderezamiento de una imagen deteriorada.

Así, con o sin coronavirus, este mundo está expuesto a la más dolorosa impotencia ante todas las dificultades.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page