América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

CPLATAM: Liberia en Marruecos: «The Love of Liberty Brought Us Here» *Clara Riveros

El amor de la libertad nos trajo aqui

Clara Riveros es politóloga, consultora y analista política en temas relacionados con América Latina y Marruecos y directora en CPLATAM -Análisis Político en América Latina

África Occidental es la zona más poblada del continente africano.

Esa región evidencia su diversidad cultural y lingüística (arabófona, francófona y anglófona, además de las lenguas y los dialectos propios de las poblaciones nativas de cada territorio). Uno de los países que integran esta región es la república de Liberia (1847), está ubicada en la zona costera, limita con Sierra Leona al oeste, con Costa de Marfil al este y con Guinea al norte. La nación está integrada por una población que supera los cuatro millones de habitantes. El idioma oficial es el inglés pero el país tiene una gran diversidad lingüística.

Esta semana se ha recordado en Marruecos que Liberia es la primera república de África y que ese país ha tenido un rol destacado y un papel importante en la historia del continente. Véanse los antecedentes. La experiencia colonial allí se dio a través de la American Colonization Society que instituyó una colonia en 1817. Pasados 30 años Liberia consiguió su independencia. Transcurría 1847. Para 1867 se habían trasladado a la república unos 13.000 estadounidenses libres (anteriormente en condición de esclavitud). Este no es un elemento menor, esa circunstancia explicaría el nombre que ostenta el país y el lema de su escudo: «The Love of Liberty Brought Us Here».

Ellen Johnson-Sirleaf, presidenta de Liberia entre 2005 y 2018

La historia del siglo XX en Liberia refiere periodos violentos y dolorosos para el país, particularmente durante la segunda mitad del siglo. Golpes de Estado, autoritarismo y guerras civiles dejaron a su paso miles de muertes y mucha desolación. Cuando finalizaba 2003 se designó un gobierno de transición liderado por Gyude Bryant. En 2005 se celebraron elecciones en paz. La legitimidad del proceso electoral en el que resultó electa Ellen Johnson-Sirleaf fue cuestionada en los años siguientes. La presidenta gobernó entre 2005 y 2018. Johnson-Sirleaf fue la primera mujer jefe de Estado en África. En 2011 recibió el Premio Nobel de la Paz por su contribución al final del conflicto armado en Liberia[1]. Se han destacado los esfuerzos de la presidenta en la reconstrucción del país y para el establecimiento de una Comisión de Verdad y Reconciliación. La presidenta también solicitó a Nigeria la extradición de Charles G. Taylor para llevarlo ante la justicia[2].

George Weah, presidente de Liberia desde 2018

George Weah, presidente de Liberia desde 2018

Los comicios presidenciales más recientes tuvieron lugar a finales de 2017. En esta ocasión resultó electo George Tawlon Manneh Oppong Ousman Weah, un reconocido exfutbolista (George Weah) que hoy ejerce como presidente del país. Liberia experimenta en la actualidad un proceso de transición democrática. Tratar de contar un país en tres párrafos desde luego resulta insuficiente, pero sirve de antecedente para dar cuenta de lo que ha ocurrido en el pasado reciente, así como de los esfuerzos de un país y de su sociedad para superar los años recios y construir un mejor futuro. Ojalá. Nunca mejor dicho: «law šá lláh» —esto es— «si Dios quiere», término del árabe hispánico que denota vivo deseo de que suceda algo (RAE).

Las menciones a la historia de Liberia que han tenido lugar en Marruecos se produjeron con motivo de la apertura del consulado general de esa república en Dakhla, ciudad al sur del reino de Marruecos. Liberia y Marruecos tienen una relación sólida que se manifiesta en la solidaridad absoluta y en los vínculos tradicionales e históricos, según se extrae de las declaraciones de Nasser Bourita, canciller marroquí. Monrovia ha respaldado a Rabat en sus posiciones ante los foros regionales e internacionales, tanto en Naciones Unidas como al interior de la Unión Africana. Ese país mantiene una particular gratitud con Marruecos por su apoyo en el difícil periodo de la epidemia de ébola. En su momento el rey Mohamed VI apoyó a los países africanos afectados por esa epidemia tanto en el sector salud como en los servicios aeronáuticos a través de la Royal Air Maroc (RAM). Actualmente Marruecos y Liberia planean profundizar la mutua cooperación en varios campos y, además, Rabat ha expresado su disposición para apoyar los esfuerzos de Liberia en la reactivación de su economía.

El anuncio de la apertura del consulado se hizo en los primeros días de marzo y se oficializó el día 12. El consulado liberiano en Dakhla jugará un papel clave para abundar en la cooperación técnica y humanitaria mediante el diseño de una hoja de ruta que potencie la cooperación bilateral.
Los cancilleres de Marruecos y de Liberia (12/03, Dakhla)

LLiberia es el décimo Estado africano en abrir un consulado en el Sahara y el cuarto en hacerlo en Dakhla. A Liberia le antecedieron en Dakhla Djibouti, Gambia y Guinea. Otros Estados africanos ya están presentes en la ciudad de Laâyoune. El canciller de Marruecos, Nasser Bourita, en conferencia de prensa conjunta con su homólogo liberiano, Gbehzohngar Findley, señaló que, si bien la apertura del décimo consulado en las provincias del sur era un objetivo cuya ejecución aspiraba a lograrse en el espacio de un año, se ha cristalizado en tan solo dos meses, razón tal por la que estos eventos pueden leerse como una señal inequívoca del respaldo de los Estados africanos a la causa nacional y a la integridad territorial de Marruecos.

La era de Argelia como líder del Tercer Mundo en un contexto de bipolaridad, tensión y disuasión como el que planteó la Guerra Fría es parte del pasado. El África diversa y plural, que se hace cargo de su presente y de su futuro, hoy se aboca a lo importante: aunar esfuerzos para asumir los desafíos del continente, en particular, la Agenda 2063, el desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y la estabilidad. Así lo corroboraron la mayoría de Estados africanos en Marrakech en 2019. El mensaje en esa ocasión fue claro. La concreción y contundencia de las acciones posteriores lo evidencian. El Sahara marroquí será, sin duda, un destino internacional potenciado por la presencia africana en una dimensión amplia.

La prioridad de Marruecos es África, para ello fortalece sus raíces, vínculos, relaciones, esencia y profundidad africana. Ningún Estado va a frenar esta dinámica, ni le va a marcar la cancha a otros respecto de sus acciones y decisiones de política exterior como Estados soberanos.

Si los países de la Unión Africana hoy se inclinan mayoritariamente en respaldo de la posición marroquí —respecto al diferendo territorial norteafricano— el proceso político en Naciones Unidas no puede permanecer inamovible indefinidamente. Esta controversia tendrá que alcanzar, por fin, una solución. El tiempo y la persistencia marroquí en sus argumentos políticos, jurídicos, históricos y diplomáticos se han encargado de mostrar y de demostrar la certeza de su integridad territorial y la legitimidad de la reclamación del Estado y de la sociedad marroquí.

«La ayuda y cooperación al desarrollo que Marruecos propone para el continente africano puede entenderse desde una perspectiva solidaria-estratégica con enfoque bidireccional: si a África le va bien, a Marruecos le irá bien». Los países africanos deben —superar el pasado, trabajar el presente, construir el futuro— concentrarse en lo realmente importante: la democratización, la institucionalidad, el desarrollo, el Estado de Derecho, las libertades, la universalidad de los derechos humanos. Liberia hoy abrazó a Marruecos en la bellísima Dakhla y mientras lo hizo le susurró: «The Love of Liberty Brought Us Here».

*Clara Riveros es politóloga, consultora, analista política en temas relacionados con América Latina y Marruecos y directora en CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Marzo 2020

Notas

[1] El Premio Nobel de la Paz fue compartido en 2011 entre Ellen Johnson-Sirleaf, Leymah Gbowee, activista liberiana que organizó el movimiento de paz para poner fin a la segunda guerra civil de Liberia (2003), y la activista y política islamista yemení Tawakel Karman.

[2] Charles G. Taylor hizo una gestión autocrática del poder en Liberia entre 1997 y 2003.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer