Buenas tardes MarruecosFeatured

CPLATAM: Marruecos en África, el Magreb y Europa Jamal Mechbal, jurista, exdiplomático, escritor

Conferencia

Bajo el tema “MAGREB Y EUROPA: Entendimiento entre culturas. Relaciones y desafíos”, se celebró en el Rectorado de la Universidad de Málaga, los días 28 y 29 de octubre (2019) un curso de conferencias. Jamal Eddine MECHBAL, jurista, ex diplomático, escritor y analista que habitualmente colabora con CPLATAM participó con una conferencia bajo el título: Marruecos y su Sahara Occidental, pieza clave en la cooperación Magreb-Europa. A continuación el autor presenta la síntesis de su conferencia. El análisis completo tal y como lo presentó durante su intervención puede descargarse en versión PDF al final del texto. Las opiniones aquí expresadas corresponden estrictamente al autor y no reflejan necesariamente las opiniones editoriales y/o de los colaboradores de CPLATAM.

Marruecos y su Sahara Occidental, pieza clave en la cooperación Magreb-Europa

En la conferencia destaqué la situación geográfica extraordinaria de Marruecos, siendo el único país Africano, junto a España y Francia por la parte europea, que dispone de litorales sobre el Mar Mediterráneo y a la vez el Océano Atlántico. Sus costas  alcanzan 3500 kilómetros. Siendo el vecino africano y árabe inmediato de Europa y considerando sus opciones políticas, económicas y de desarrollo, es una pieza clave para  la cooperación de Europa con su hemisferio sur, Magreb  Mena y África, y en todos los sectores, tanto comercial, económico y de desarrollo, como  también en materia de seguridad, en la lucha contra el radicalismo islamista, el terrorismo y la inmigración irregular.

Desde 1956, año en que Marruecos  logró poner  fin al régimen de Protectorado, optó  por el liberalismo de su economía, el pluralismo político y una estrecha cooperación con Occidente a diferencia del resto de los países de su entorno que optaron por  unipartidismo monocolor, la economía planificada y una política anti occidental que jalonaba el discurso demagógico populista contra Marruecos acusándole de ser títere del imperialismo. La opción no era nada fácil, sino arriesgada y ardua, puesto  que la economía marroquí  estaba en manos de empresas e individuos europeos, con ausencia casi total de una burguesía marroquí. Esto hacía difícil abrir camino en la economía de mercado con una locomotora conducida por  europeos  y obedeciendo a sus intereses exógenos. Por ello, era imperativo y urgente convertir la pequeña burguesía marroquí en una burguesía fuerte que pudiera liderar el sector privado para ir en paralelo con el sector público.

Hassan II y la consolidación del Estado moderno y promotor de la burguesía nacional

Durante los 38 años de reinado de Hassan II, se consiguió esencialmente la edificación y la consolidación de las estructuras del nuevo Estado moderno y se potenció una burguesía nacional indispensable para una economía liberal de libre mercado; y, al mismo tiempo, se puso en marcha políticas de desarrollo llevadas a cabo para atraer inversiones.

La opción por el pluralismo y liberalismo económico en un momento de enfrentamiento de bloques reforzaba la adhesión europea de Hassan II. Se trataba de un europeísmo no reñido ni en contradicción con el africanismo que profesaba y ostentaba, ni al Islam moderado y modernista que lideraba.

Esta afinidad queda manifiesta en su célebre frase: “Marruecos parece un árbol cuyas raíces nutritivas se hunden profundamente en la tierra africana, y que respira gracias a su follaje susurrante a los vientos de Europa”.

El europeísimo del monarca también quedó signado en la carta, con fecha del 8 de julio de 1987, dirigida a la Comunidad Europea solicitando la adhesión de Marruecos como miembro junto a los 12 miembros que la componían. Los argumentos presentados: la situación geográfica de Marruecos, la situación estratégica, la historia compartida con varios de esos países europeos, su sistema político, su apertura política hacia la democracia y la adhesión de España y Portugal redujeron eliminaron la lejanía geográfica.

El reinado de Mohamed VI y el Marruecos útil y Marruecos periférico

Durante el protectorado la administración francesa dividió Marruecos en lo que denominó el Marruecos útil y el Marruecos inútil. Centró sus esfuerzos de desarrollo únicamente en la parte útil, la que generaba riqueza y era de fácil conexión con el exterior (Europa), donde instaló sus intereses, en detrimento del otro Marruecos, periférico y marginado. Este desequilibrio  constituyó,  y sigue siendo una asignatura pendiente, a pesar de los esfuerzos llevados a cabo durante las últimas décadas. La tarea no es fácil pues consiste en desarrollar las pobres regiones periféricas y sin recursos (sin que vaya en detrimento, ni que afecte el ritmo del desarrollo del centro y las zonas más prósperas). El objetivo primordial consiste en dotar al país de las condiciones necesarias para competir en un mundo de desafíos y que exige estar en continuo progreso.

Desde la coronación del Mohamed VI, la política de desarrollo seguida en Marruecos se ha centrado en reducir los desequilibrios regionales mediante programas específicos para el desarrollo, la lucha contra la pobreza y la marginación, a través de la implementación en todo el país de la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano (INDH). Paralelamente se elaboraron proyectos para un desarrollo estratégico  en dos regiones; la del norte que linda con Europa y la del sur (Sahara) que es el enlace  y camino hacia África subsahariana. Con ello el se inician los trabajos para  articular y convertir en realidad esa parábola de Hassan II  sobre  ese árbol marroquí de raíces africanas y hojas europeas.

En efecto, la política de desarrollo se ha centrado en estas dos regiones durante las últimas décadas. La zona norte: la región Tánger-Tetuán-Alhucemas, región fronteriza con Europa  y la zona sur: las regiones del desierto ubicadas al extremo sur del reino; el Sahara Occidental que hace frontera con Mauritania.

Los grandes proyectos que se llevan a cabo en el norte de Marruecos le aproximan más a Europa donde respira, mientras los del extremo sur refuerzan sus raíces africanas. Por ello se fijó tres objetivos, conexos entre sí, sobre los cuales gravita su política de cooperación internacional en materia de desarrollo económico y social:

1-. Convertirse en una plaza privilegiada en África para atraer inversiones internacionales;

2-.  Constituirse en inversor activo en el continente;

3-. Paralelamente, constituirse en el enlace perfecto para la circulación de los negocios, para operaciones triangulares.

Marruecos cuenta, para tal fin, con las ventajas y ayudas que le ofrece el Estatuto Avanzado en sus relaciones con la UE y el acuerdo de libre comercio con EE. UU.

Estos acuerdos no son excluyentes, ni  riñen con otros acuerdos de cooperación con países como China, Rusia e India para atraer inversiones a Marruecos, en tanto se constituye para estos en el enlace perfecto para  acceder a África y al mundo árabe.

La Región Tánger-Tetuán-Alhucemas. En ésta región  se creó la Zona Tánger-Med que se compone de un gran puerto de última generación a 40 km de Tánger y a solo 14 Km de Europa.  Ubicado en el Estrecho de Gibraltar, entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico en la segunda ruta marítima más concurrida del mundo, con más de 100,000 embarcaciones al año, en el camino entre Asia, Europa y América del Norte.  Su actividad principal es el trasbordo de contenedores cargados en buques portacontenedores gigantes que descargan sus mercancías sin desviarse de su ruta y parten de inmediato, luego cargan barcos más pequeños para servir a puertos de segunda clase. El puerto Tánger Med está clasificado como el primer puerto de África y clasificado en el puesto 20 de los puertos de contenedores más grandes del mundo. África es el primer mercado de destino con el 38%, Europa el segundo con 27%, Asia con 26% y América con el 9%.

Zona Franca Junto al puerto se edificó una zona franca para más de 900 empresas en diversos sectores (automotriz, aeroespacial, logística, textiles y comercio), que cuenta con 70 mil empleados y representa una facturación anual de € 8,000 millones.

La ciudad tecnológica Mohamed VI de Tánger Es un proyecto creado en asociación entre el sector público y el privado marroquí y chino, para constituir un “hub” o nudo económico hacia los países africanos, con una inversión de aproximadamente de  diez mil millones de dólares.

Es una City Smart o ciudad inteligente, que albergará 300 mil habitantes. Creará 100 mil empleos y generará 11 mil millones de dólares en 10 años. Es una ciudad destinada a la industria del automóvil, la aeronáutica, las energías renovables, telecomunicaciones, las industrias de los productos farmacéuticos, la agroindustria,  los equipos de consumo, los transportes y el comercio, además de un espacio habitable con muchas otras comodidades.

Tren de alta velocidad y la red ferroviaria  Paralelamente al proyecto Tánger Med y la ciudad tecnológica hace menos de un año se  inauguró el tren de Alta Velocidad. Es un tren AVE que une Tánger con Casablanca en 2h10, en vez de 5 horas y en el año próximo (2020) será solo de 1 hora. Con ello mejora la conexión entre Tánger, puerta de entrada de Marruecos, y Casablanca, capital industrial, convertida en un importante centro financiero africano.  A Rabat, la capital del Reino, se llega en solo 1h, 20, en vez de 3h 45 y en unos meses (2020), será solo una hora. Es el primer tramo de un proyecto de AVE para equipar al país en 2030 con 1,500 km de líneas ferroviarias de alta velocidad.

Este proyecto de nuevas líneas de AVE  incluye dos ejes; el  de Casablanca-Oujda en 3 horas (línea Maghreb, 600 km) y el de Tánger-Casablanca-Agadir en 4 horas (línea atlántica, 900 km)

Por otro lado, los estudios preliminares para la construcción del actual Túnel de Gibraltar permiten prever un enlace ferroviario África-Europa que hace posible un enlace AVE Rabat-Madrid en seis horas y Rabat-París en diez horas.

En cuanto a la futura línea del Magreb, llamada «tren de alta velocidad del Magreb» (TGV-M), se pretende conectar Casablanca con Argel (Argelia), las dos mega ciudades del Magreb, en cuatro horas. Es parte de un proyecto que conectará Casablanca con Trípoli (Libia) a través de Túnez (Túnez). El proyecto, presentado por primera vez en abril de 2015, debe haberse puesto en marcha para 2030.

Además del tren de alta velocidad para unir el Magreb, otra línea AVE está prevista entre Marrakech-Agadir, junto a otras líneas normales para enlazar las ciudades del Sahara con  el centro de Marruecos y con los países de África Occidental.

La red de autopista transmagrebí. Es un proyecto de autopista magrebí que cruzará Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia. Se compone de un eje atlántico desde Nuakchot-Rabat-Tánger y otro mediterráneo desde Rabat a Trípoli a través de Argel y Túnez. La parte marroquí es (1.046) km, la argelina (1.216 km), la tunecina (780 km), la libia (200 km).

En Marruecos, la autopista ya está operativa entre Agadir-Marrakech-Casablanca-Rabat-Fez y Oujda. Los trabajos para conectar esta carretera con la frontera marroquí-argelina aún no ha comenzado, pero es de solo de unos pocos kilómetros, que una vez Argelia decida abrir la frontera cerrada desde 1994 no habrá ningún problema de terminarla. El impacto socioeconómico de la autopista transmagrebí enlaza a 55 ciudades con población total de más de 50 millones de habitantes (la población magrebí alcanza los 90 millones), 22 aeropuertos, así como las principales zonas turísticas e industriales.

Es una autovía estratégica para la economía y el desarrollo de cada región del Magreb como del mismo espacio magrebí y para el enlace de Europa con el Magreb, gracias al tramo ya en funcionamiento en Marruecos a partir de Tánger y para África subsahariana.

El  Sahara Occidental Marroquí

Es la otra región que junto con la del norte  ha centrado los esfuerzos para un desarrollo  estratégico. Desde febrero de 1976, fecha de la descolonización del Sahara mediante la salida de la administración española, Marruecos tuvo que enfrentarse a dos duros desafíos; el militar impuesto por Argelia, a través del Polisario, y el segundo no menos duro, el de la batalla del desarrollo y contra las muy deficientes infraestructuras, (carreteras, aeropuertos, puertos, electrificación, suministro de agua potable, telecomunicaciones, promoción de la agricultura y pesca, turismo, etc…). El Estado ha desplegado grandes medios humanos y materiales para integrar la región del Sahara en el tejido económico, Social y político del Reino y al nuevo milenio para que tenga acceso a la modernidad.

Puertos

Puertos. Las costas de las provincias del sur del Reino, desde Agadir hasta Lagouira, se extienden a lo largo de 1700 km, representando así casi la mitad del litoral marítimo del Reino. En 1976, la región del Sahara era prácticamente desprovista de cualquier instalación portuaria significativa.  Debido a la importancia del papel de los puertos en la economía nacional, varias inversiones han sido realizadas, emprendidas o programadas entre 1975 y 2007 para acompañar el desarrollo de las provincias del Sahara. Tres puertos han sido objeto de grandes proyectos: el puerto de Tan Tan, el puerto de Laâyoune y el del Dakhla permitiendo el desarrollo de actividades de pesca y conexas con la misma como talleres de reparación naval, industrias de acondicionamiento y de transformación de productos de pesca, además de abrir la zona hacia el trafico marítimo internacional y nacional.

Agua potable.Tras la descolonización de las provincias del sur del Reino de Marruecos en 1975, el problema del agua potable se planteó a dos niveles:

– Insuficiencia de los recursos en agua capaces de satisfacer las necesidades inmediatas;
– Insuficiencia de las infraestructuras en materia de instalaciones de agua potable (aducciones, depósitos y redes de distribución).

Los esfuerzos desplegados han permitido actualmente alcanzar un índice de acceso al agua potable por parte de la población saharaui que supera el 95%.

Red eléctrica  En el Sahara, han sido establecidas unidades de producción junto  a una red transporte, al mismo tiempo se está realizando un tendido eléctrico de una longitud de 1200 km que enlaza Dakhla con Agadir. Es un proyecto para una verdadera autopista de electricidad, que enlaza con otros importantes objetivos; especialmente el de satisfacer la creciente demanda de electricidad en la región y garantizar  el suministro  electico  a las ciudades de éstas  región consideradas hasta hace poco  zonas de desierto y marginal. Por último, valorizar el potencial eólico disponible en la región del Sahara, en particular, en Tarfaya, Laâyoune y Dakhla mediante la conexión de estos futuros lugares eólicos a la red nacional.

Partenariado entre el Reino de Marruecos y Mauritania En éste contexto y  en el marco del partenariado estratégico entre  Marruecos y Mauritania  se constituyó un grupo de trabajo para examinar las posibilidades de la  integración de los dos mercados eléctricos, a fin de aprovechar las posibles sinergias entre los dos sistemas eléctricos en término de desarrollo de infraestructuras de producción y transporte de electricidad. Proyecto que  también toma en consideración  un próspero mercado; el de conectar con Europa a través de España, con quien ya existe una interesante colaboración hispano-marroquí en este sector de energía.

Un plan de desarrollo de 8 mil millones de dólares. Un nuevo modelo de desarrollo para las provincias del Sahara ha sido adoptado para crear polos económicos en estas regiones del desierto  en el cual se  incluye  la promoción del sector agrícola, junto a la pesca marítima, el ecoturismo y la industria  como también infraestructuras.

El presupuesto previsto para ejecutar estos programas en diez años alcanza la cifra de 77 mil millones de dírhams (alrededor de 8 mil millones de dólares), permitiendo la creación de 120,000 empleos.

Gran puerto atlántico de Dakhla Entre los  proyectos estrella enmarcados en el mencionado modelo de desarrollo se cita; la construcción del gran puerto atlántico de Dakhla, la rehabilitación de 1055 kilómetros de carretera entre Tiznit y Dakhla, proyectos de energía solar y eólica, con la conexión de Dakhla a la red eléctrica nacional, una línea de ferrocarril para conectar el Sahara con la red de ferrocarriles para enlazar Lagouira a Tánger, vinculando con ello Marruecos al resto de África a través Mauritania. Éste modelo de desarrollo del Sahara marroquí allana el camino para un desarrollo multidimensional e interregional con países vecinos.

Por otra parte es de destacar que los planes de desarrollo llevados a cabo desde la descolonización del Sahara, tuvieron como resultados la aparición de una nueva sociedad en la que sus dinámicos empresarios saharauis contribuyen hoy, a través de sus actividades generadoras de ingresos, a la prosperidad y desarrollo del Sahara occidental marroquí, incluso al resto del territorio nacional marroquí. Muchos de ellos están presentes y son activos internacionalmente, exportando sus productos y estableciendo asociaciones con operadores internacionales. También, representantes de la población saharaui, elegidos democráticamente, son hoy las legítimas voces de la población, que últimamente sus posiciones,  posturas y criterios  son tomados en cuenta, como por ejemplo la UE, antes de firmar los acuerdos de cooperación con Marruecos en materia agrícola y de pesca, en las que se incluyó el Sahara, desplazando con ello al Polisario, cuya voz cada día y con frecuencia se desatiende al resultarle difícil demostrar  su presuntuosa representación de la población.

Marruecos en África

Hasta los años setenta es cuando empieza el brote de una burguesía marroquí que hoy día ya es dinámica y consolidada. Actualmente juega un papel decisivo en la economía y los mercados, no solo dentro de Marruecos, sino en la cooperación internacional, junto con el sector público y el gobierno, sobre todo en África.

África cuenta hoy con la presencia de grupos y entidades marroquíes en sectores como la Banca, seguros, construcción, telecomunicaciones, minería. Se puede citar en el sector financiero Attijari Wafa Bank, la BMCE, la Banque Populaire y el holding Yenna, en seguros IAM, en el sector construcción Addouha, en telecomunicaciones la empresa de telefonía e internet  Ittissalat Al Maghreb, en minería, la sociedad Manajim y el grupo Oficina Jerifiana de Fosfatos OCP. Marruecos es hoy el primer país africano inversor en África francófona y el segundo, detrás de Sudáfrica, a nivel de todo el Continente.

Por otra parte, es de resaltar el importante factor demográfico de África. Hasta finales de siglo, nacerán 40 millones de habitantes cada año. Casi el equivalente de toda la población española. Actualmente viven en África casi 1.300 millones de habitantes, el 16% de la población mundial. En los próximos ochenta años, en el 2100, serán previsiblemente 4.500 millones, el 40% de todos los habitantes del mundo. A corto plazo; en los próximos treinta años, África contará en el 2050 con 2.500 millones de habitantes. Estas cifras nos da una idea de la dimensión de los desafíos y retos como también de las posibilidades de una verdadera cooperación a gran escala y global. Por ello, es considerado el continente del futuro.

El grupo marroquí Telecom, está cumpliendo un papel importante en el desarrollo de las telecomunicaciones en África. Se encuentra implantado en países como Benín, Burkina Faso, África central, Costa de Marfil, Gabón, Mali, Mauritania Níger y Togo.

Extendió cables de fibra óptica en varios países de África enlazándolos con Europa dentro de un ambicioso plan global. En este contexto extendió desde Marruecos un tendido de cable óptico de 5.300 Km a través de Mauritania, Mali y Burkina faso llegando a Níger.

OCP África. es una filial creada en febrero, (2016) perteneciente al grupo de fosfatos marroquí Ofice Cherifien des Phosphates (OCP). Su objetivo es entrar en el mercado africano de fertilizantes, que cuenta con  atractivas perspectivas ya que consume diez veces menos que el promedio mundial de fertilizantes.

El Gasoducto Nigeria-Marruecos, es un gran proyecto entre Nigeria (el quinto país exportador de gas natural licuado a nivel mundial y el primero de África) y Marruecos  que constituye la puerta  de salida hacia Europa. Es un gasoducto de un  recorrido de 5.660 km aproximadamente que atraviesa 16 países de África occidental, que  además de suministrar energía a Europa, pretende electrificar las regiones a su paso. Ello conlleva crear industrias: agroalimentaria, fábricas fertilizantes, y una cooperación inter regional y de integración entre esos países. También permitirá desarrollar polos industriales integrados en subregiones africanas, en sectores como la industria, la agroindustria y fábricas de fertilizantes, atrayendo capital extranjero, promocionar la transformación de recursos a nivel local permitiendo una cooperación inter regional y mayor integración entre estos países.

Es un gigantesco proyecto de cooperación entre África y Europa, que crea riqueza a su paso y mejorará el futuro de África Occidental, mediante su desarrollo socioeconómico, permitiendo mayor cooperación regional entre sus miembros y su integración, creando con ello más riqueza y menos pobreza, generando empleo siendo estos  el mejor remedio contra la emigración.

Solicitud de ingreso de Marruecos a la CEDAO. En este contexto se inscribe la solicitud de Marruecos para integrar la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDAO). Comunidad  compuesta por 15 países de África occidental (Benín, Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bisáu, Liberia, Malí, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo), que, con base en el liberalismo económico, establecen una Zona de Libre Comercio y Unión Aduanera en torno a un mercado de 261,13 millones de personas. Su integración en la CEDAO se complementa su pertenecía a la zona del Gran Magreb.

El Estatuto Avanzado Marruecos –UE. La posición política y económica, junto con su proximidad geográfica e histórica facilitó que en 2008, la UE y Marruecos acordasen el reforzamiento de las relaciones bilaterales mediante un Estatuto Avanzado. Es una relación mucho más que una asociación, pero sin llegar a la adhesión. Esta situación que le permite todas las ventajas de los miembros que componen la UE menos su presencia en las instituciones. Con este acuerdo, por primera vez un país no europeo, puede beneficiarse de muchas ventajas, sin formar parte de las instituciones europeas.

El estado avanzado supone establecer un diálogo político y estratégico entre las instituciones de la UE y las de Marruecos, la convergencia de la normativa de este país con la de la Unión, mayor democratización de la vida política en Marruecos y el respeto los derechos humanos. En el campo económico, ese estado avanzado se centra en la integración del mercado, el desarrollo de la infraestructura y la mejora del clima empresarial en Marruecos. Marruecos es hoy un pionero en la política europea de vecindad cuyos objetivos son estrechar las relaciones políticas, económicas y humanas. Es el principal beneficiario en la región de los fondos europeos destinados a los países en la política de vecindad.

Marruecos a diferencia de otros países de su entorno, gracias a su situación privilegiada, sus  infraestructuras y sus  acertadas opciones políticas y en materia de desarrollo se convirtió en una plaza privilegiada a la que acuden las inversiones extranjeras, principalmente las de la UE.

También su actual presencia en África constituye un enlace perfecto para negocios y operaciones triangulares en África o a través de Marruecos. El Estatus Avanzado que tiene Marruecos acordado con la UE le convierte en socio óptimo, con quien cuenta Europa como facilitador  en la cooperación con la zona MENA, Magreb y África.

Lucha contra el terrorismo y la emigración irregular. Es de resaltar que Marruecos (su Sahara occidental incluido), es un socio necesario e indispensable para Europa. Que la parte más segura donde no hay terrorismo, del gran Sahara, cuya superficie es de casi 9 millones de Km cuadrados, es el Sahara occidental marroquí. Actualmente constituye un  escudo protector para las Islas de Canarias y  garante de la navegación en esa zona del Océano Atlántico, donde ya no se  registran actos de piratería contra barcos de pesca, ni actos de terrorismo que venía cometiendo el Polisario en la zona.

Por otra parte, la política de desarrollo y negocios en África llevada por Marruecos, es en sí misma una perfecta contribución, quizás de las mejores contra los males donde la pobreza es su caldo nutritivo. Además, promulgando un islam moderado y tolerante que  construye un sólido  muro contra el discurso del odio que promulga el yihadismo.

El Magreb y la zona MENA. La situación  en Argelia y  Libia no son halagüeñas, ni de buenos augurios. Nada es claro, ni previsible en los horizontes, como  también es el caso en algunos países del MENA, además las instituciones de la Unión del Magreb Árabe están paralizadas. No obstante, Marruecos está preparado a nivel político, económico, jurídico y de infraestructuras para recibir inversiones y proyectos. Cuenta para ello con un joven y dinámico empresariado nacional y grupos financieros y de negocios marroquíes de calidad, para hacer grandes inversiones dentro del mismo país, y también como puerta de entrada hacia África y la región MENA, especialmente los países del Magreb y/o África subsahariana.

También cabe la posibilidad de realizar operaciones triangulares entre diferentes socios de varios países tomando Marruecos como destino o como enlace con el Magreb, o/ y África subsahariana.

La cooperación interregional en la Zona del Estrecho de Gibraltar y la del Sahara occidental marroquí. Gracias a las infraestructuras, de ferrocarriles, carreteras, zonas francas, el puerto Tánger Med y la próxima ciudad tecnológica Mohamed VI, todos ubicados sobre la rivera sur del Estrecho de Gibraltar, ofrece una excelente oportunidad para una cooperación  interregional a nivel de Andalucía y la  Región Tánger -Tetouan-Alhucemas, como también Ceuta y Melilla. Una zona  sobre ambas costas del  Estrecho que constituiría el núcleo duro de una cooperación hispano marroquí en el marco de las regiones geográficas exteriores de la UE y la UMA.

Del mismo modo, en el sur de Marruecos, en el Sahara, con los puertos de Laâyoune y el gran puerto de Dakhla, que pronto entrará en ejecución y en vistas de su situación geográfica con las Islas de Canarias, permite  crear  con ésta autonomía española, una zona de cooperación interregional,  a la que se incluiría las Islas Azores y cuando sea posible y oportuno  se extendería el norte de Mauritania y al Sahara Occidental argelino.

Haciendo un repaso exhaustivo de la política marroquí en materia de desarrollo y la de su cooperación internacional, se observa que existe coherencia complementariedad y coordinación entre la política interior en materia de desarrollo y sus relaciones exteriores en materia de cooperación internacional.

Su política, en este aspecto, busca el desarrollo y la modernización del país y satisfacer las necesidades de su población a nivel interno, al tiempo que toma en cuenta la dimensión regional y la internacional para optimizar su cooperación, en los dos sentidos, en favor de su desarrollo global y en prospectiva. En este sentido se inscribe su política, tanto como nación magrebí, miembro de la Unión del Magreb Árabe (UMA), su situación privilegiada con la UE mediante el  Estatuto Avanzado  y  por último en sus relaciones de cooperación con África subsahariana. Cooperación no reñida con otras cooperaciones que complementarían a estas y las reforzaría como es la cooperación interregional a través de Estrecho de Gibraltar  y  la del Sahara con Canarias. Todas estas cooperaciones Marruecos y su Sahara occidental constituye en ellas una pieza clave.

Show More

Related Articles

Close
Close