Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Crímenes de Argelia y su Polisario contra la infancia: Los que no condenan son cómplices

Es inhumano

                        

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria s por milagro”. internacional u otra limosna haya llegado al campamento.

Por más que haga el mentor argelino para blanquear o, por lo menos, paliar la indignación internacional ante la esquizofrenia de su legión extranjera polisarista de desafiar a la comunidad mundial, exponiendo a sus niños soldados ante el Enviado especial de la ONU para el Sahara.

Difícil de aceptarlo, imposible de perdonarlo. Se trata de un horrible crimen de lesa humanidad en el que miles de menores son militarizados y enviados a campos de dinamita que muchos no vuelven, mientras que muchos otros, según testimonios de sus familias, son objeto de los peores abusos de todo tipo.

De hecho, ante tan horrible profanación de los principios éticos y morales, condenar no es suficiente, sino se debe cortar todo vínculo, toda relación y todo contacto con los autores de tan horrendo crimen.

Ellos viviendo por alto mandando a pequeños a donde difícilmente pueden regresar.

Las familias de estos pequeños son doblemente víctimas: Por un lado del terror y la represión de la cúpula de la ba,da del Polisario y por la no menos criminal indiferencia cuando no respaldo de algunos a estas inhumanas practicas al margen de  toda  ley, de todo principio y de toda moral.

La visita de Staffan De Mistura y el desafío de la milicia del Polisario deben servir para dar a conocer la verdadera naturaleza de la banda del Polisario y los verdaderos apetitos hegemonistas de su mentor argelino.

Otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page