FeaturedLas cosas lo que son

Crisis de gobernabilidad en Argelia Entre el régimen y el pueblo

La crisis no ha terminado, acaba de comenzar

La amenaza salafista o islamista está, casi prácticamente descartada. Por lo menos es lo que afirman las diversas corrientes políticas del país vecino.

Argelia es un régimen militar y se está demostrando, cada vez que se asoma la emancipación civil o ciudadana. . El ejército ha irrumpió de manera brusca y amenazante en el curso de los acontecimientos.

Las noticias de fuentes “bien informadas” señalan mínimas posibilidades de desbordamiento socio-político en el país, interpretado, ayer, (desde su silla de ruedas en Ginebra) por el presidente saliente-entrante como “riesgo del caos”.

El problema se reduce a lo siguiente: en 20 años, el clan Bouteflika dirigido por su hermano Said ha dilapidado 20 billones de dólares que ahora necesita una prorroga a Bouteflika para “solucionar” la burbuja.

¿Marruecos? Marruecos tiene otras preocupaciones: de desarrollo y de progreso.

Hoy por hoy, según todas las fuentes, Rabat no apuesta por nadie ni por ninguna situación en Argelia. Es el Wait and see. En Argelia la situación está muy lejos de haber alcanzado su punto álgido. Este fin de semana y la semana próxima conocerán nuevos desarrollos.

Para Marruecos se trata de un asunto puramente interno y el Reino no tiene la nefasta costumbre de inmiscuirse en los asuntos internos de los demás, menos aún de sus vecinos a pesar de todos los pesares.

Es una cuestión entre un régimen en decadencia y su pueblo que recupera parte de la palabra y de la reacción.

Y es que Argel busca desesperadamente una teoría del complot. Un enemigo exterior y nadie mejor que Francia y Marruecos que los efelenistas, los nostálgicos de la guerra fría y amantes de la paz caliente comienzan a enarbolar después de cada discurso de un general.

Argelia vive desde hace diez días la peor ola de protestas desde que comenzó su vida independiente en 1962.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page