CrónicasEn voz altaFeatured

Crisis Marruecos-España: el inesperado espín médico de un gobierno ibérico … ¿ahora en rueda libre? Hassan Alaoui

La realidad de las cosas

 

Desde que Pedro Sánchez fue amonestado en el parlamento por el líder del partido popular, Pablo Casado, que fustigó a su gobierno vinculado a una coalición de izquierdas, por tener prueba de una “verdadera pareja histórica como importante historia” acusándolo de provocar la “peor crisis migratoria con este país vecino”, varios observadores precavidos se preguntan cómo el presidente del ejecutivo español tiene la intención de resolver una crisis que empezó con Rabat, desde su decisión de autorizar la hospitalización del separatista Brahim Ghali con covid-19, por « estrictas razones humanitarias ».

La respuesta a esta pregunta crucial, parece claramente salir de un artículo publicado exclusivamente, el 22.05.2021, por el sitio electrónico « el confidencial », bajo el título belicoso « el ministerio de relaciones exteriores bocetó los contornos, para hacer frente a las maniobras de Marruecos « . Este artículo con su tono bélico, indica que la directora de la diplomacia española ordenaría a sus embajadas tratar de cortocircuitar el despliegue de la diplomacia marroquí ante los Estados de la UE, a los que Rabat daría la versión de los hechos de la crisis entre los dos países.

Para respaldar esta información, « el confidencial » detalla la existencia de una nota secreta del gabinete de Arancha Gonzales Laya, dirigida por Camilo Villarino, antiguo número 2 de la embajada de España en Rabat, en la que Madrid saluda antes de cualquier cosa  » la reacción de la UE, que asimila explícitamente las fronteras de Sebta como las de la zona de schengen « , antes de enfatizar que » la crisis con Marruecos fue desactivada por una decisión estrictamente humanitaria y especialmente sin motivación « 
Este documento también insiste en definir la cooperación en migración como la clave de las relaciones no sólo entre Marruecos y España, sino de una forma más inclusiva con la UE, y en conclusión, que la reacción de Rabat no puede ser relacionada con el asunto del Sahara.

Por lo tanto, es obvio que Sánchez y su ministra de relaciones exteriores no parecen escuchar en absoluto el pertinente y sabio consejo del partido de Casado, que tiene mayor experiencia en el gobierno y en relaciones con Marruecos, tratando de exacerbar la tensión de esta crisis sin precedentes con Rabat, prefiriendo seguir los peligrosos consejos de algunos médicos de spin muy extraños o « golders de imagen », nuevos en el ejercicio de poder y particularmente con dudosas finalidades.

Este resultado parece más plausible cuando realizamos un análisis semántico de los elementos lingüísticos a que se refiere la nota diplomática de « El confidencial », nos damos cuenta de que refleja la línea editorial anti-marroquí de este sitio… bajo la pluma de un periodista que se ha mejorado durante varias décadas como « el experto » de Magreb y asuntos marroquíes, en ocurrencia, Ignacio Cembrero.

Expulsado en 2014 del gran diario español “El País”, una decisión implícita para Marruecos, en 2016 Cembrero integró el sitio “el confidencial”, donde no ha cesado de criticar a los responsables de Rabat, acusándolos de instrumentalizar el mapa de la migración y la lucha contra el terrorismo para ejercer chantaje contra en España y la UE.

Mejor aún. Desde el cierre de los accesos de Marruecos con Sebta y Melilila, se ha comercializado la tesis de que Marruecos quería asfixiar estos dos enclaves, defendiendo la necesidad de integrar estos últimos en el aérea de Schenger, habiendo lanzado recientemente un sorprendente llamamiento “a las armas” a los habitantes de estos dos presidios, invitándolos a organizar sentadas en Madrid para que el gobierno de Sánchez dejara de temer a las autoridades de Rabat que, según él, no honoran sus compromisos en materia de control de os flujos migratorios a pesar de las ayudas financieras de la UE.

Así que no es totalmente fruto de la pura oportunidad periodista, si es « El confidencial » que tenía el privilegio de revelar exclusivamente el contenido de esta nota diplomática que define la ofensiva diplomática de España contra Marruecos, pudiendo, sin riesgo de equivocarse, apreciar la temeridad de Ignacio Cembrero, de quien divulgamos que no tuvo el valor de firmar el artículo en el objeto … muy probable para no perder la pécula inherente a su calidad del doctor informal spin al servicio de Sánchez y Arancha Gonzales, que viene en oportunidad de completar sus ingresos como periodista.

así que no es totalmente el fruto de la pura oportunidad periodista, si es « el confidencial » que tenía el privilegio de liberar exclusivamente el contenido de esta nota diplomática que define el enfoque principal de la nueva estrategia diplomática ofensiva y de España contra Marruecos, y se puede adivinar, sin riesgo de equivocarse por qué Cemberro no ha tenido el valor de firmar el artículo,  muy probablemente para no perder la prima inherente a su calidad de médico informal spin al servicio de Sánchez y Arancha González que, al mismo tiempo para completar sus ingresos como periodista, a veces cursillista e incluso traductor de “principios proscritos”.

Pero antes de volver a la probada venalidad de Cembrero, también autor de un libro con el título subliminal de « vecinos alejados », en el hace apología al belicismo del gobierno Aznar contra Marruecos en el asunto del islote Leila, es al menos interruptores tener en cuenta el amateurismo político de un gobierno, que se basa en el consejo de un periodista listo a torpedear definitivamente lo que puede salvarse de la asociación estratégica hispano marroquí a fin de saciar ambiciones personales.
Y por causa, ciertamente no es Cembrero quien tendrá la sagacidad y claridad de iluminar la linterna del gabinete de Sánchez sobre el compromiso permanente e indefectible de la más alta autoridad de Marruecos de consolidar sosteniblemente este partenariado bilateral.
No es Cembrero el que le recordará a Sánchez la excepcional acción del rey Mohammed VI que ha contribuido enormemente a salvar a España de un colapso de su tejido e:presarial que se perfilaba ineludible cuando decidió acoger en Marruecos a un gran  número de PME-PM amenazadas de quiebra en la peor crisis económica que

Tampoco es este periodista que disfruta, destilando todotipo de inepidencias en la política migratoria de Marruecos, quien tendrá la honestidad intelectual de edificar a Sánchez y a sus ministros sobre el enfoque holístico y también humanitario de la estrategia de marroquí de emigración, así como su categórica negativa de desempeñar el papel de gendarme de las puertas de Europa.

No es este plumitivo de « El confidencial », quien podría poner al tanto a Sánchez sobre los verdaderos asuntos de la cooperación de seguridad con Marruecos, de los cuales, por cierto, España es sólo un eslabón simple dentro de un espacio schengen mucho más grande.

Es indudable que este pseudo experto del Magreb, que nunca comprendió nada, que le gustará los ojos del gobierno español, con la prueba de que la soberana reacción de Rabat está bien vinculada al golpe de Trafalgar de Madrid, en lo que respecta a la cuestión del Sahara marroquí y qué considerar lo contrario, testimoniaría una buena diplomacia de ingenios.

Finalmente, no es siempre Cembrero el que conscientemente interpelará el sentido dado por su gobierno al adjetivo humanitario, sobre la acogida de
Brahim Ghali.

Porque podemos calificar pertinentemente como humanitarias, las espeluznantes imágenes de menores marroquíes no acompañados actualmente detenidos en talleres comerciales inseguros en Sebta, en violación de todas las convenciones internacionales sobre derechos de la infancia, o siguiendo los insoportables videos que muestran la violencia y las humillaciones de la Guardia Civil española guardia a los menores marroquíes que ha disparado balas reales para rechazar la influencia migratoria de los jóvenes marroquíes hacia este presidio.

No, no es un Cembrero asegurado durante varios años por un sentido de venganza personal contra Marruecos, quien puede sugerir al ejecutivo español la conducta diplomática a tomar para resolver su crisis con el país vecino.
Además, un periodista sin principio ético y deontológico no debe estar autorizado a interferir, ni  remotamente, en la gestión de los asuntos estatales, y menos en la conducción de su política exterior.
Todos recuerdan la gran estafa de Cembrero, cuando en 2014 había negociado en connivencia con su colega marroquí Houcine Majdoubi, el contrato de traducción en la lengua de Cervantes de la birria publicada el mismo año por el Moulay Hicham bajo el título de “Diario de un Príncipe proscrito”.

Una fuente dentro de la editorial española “Península” ha expresado todos sus disgustos respecto a la voracidad del ex “ilustre” reportero de El país y “El Mundo” quien se ha permitido de reclamar una contrapartida cinco veces mayor de lo que normalmente se paga a este tipo de trabajo, dentro de la corporación de traductores.

Además, para camuflar su estafa, Cembrero había recuperado un nombre, el de Samaria Cembrero Bonet… su segunda hija, que acaba de obtener un diploma universitario de traducción.

También, es bueno recordar que si el ex ministro de estado del interior, Driss Basri muerto hace cerca de 15 años, sus antiguos confidentes siguen viviendo para testimoniar de las frecuentes estancias “todo incluido” que un Cembrero realizaba regularmente en Rabat, paradójicamente muy moroco filo en aquél momento en consideración de la publicación de artículos y entrevistas exclusivas en las columnas de El país de quien le gustaba ser descrito como la clave inamovible del trono marroquí.

Es en esta inquietante estela que las palabras pronunciadas por Pablo Casado, por las que acusó al gobierno de Sánchez de haber demostrado « una verdadera irresponsabilidad histórica hacia un socio importante como Marruecos », reservarán, durante mucho tiempo en las Cortes Generales, hasta los oídos de los responsables políticos españoles que se niegan a decidir sobre el prometedor futuro de las relaciones hispano marroquíes a expensas de médicos versátiles y egocéntricos.

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page