Tú, por ejemplo

Crónica desde Tinduf Campamentos de Tinduf: Mohamed VI o el fin de la recreación Assa-Zag: Khalil Rguibi

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Hoy les voy a contar la historia que muy pocos saben: Al día siguiente del 23 de julio de 1999 fecha que marca el acceso del rey Mohamed VI al Trono, la cúpula del Frente Polisario recibió una nota “muy confidencial” de la inteligencia militar argelina en la que le anunciaba “el comienzo de una era difícil”.

Los que esperaban un “avance” con Marruecos comprendieron inmediatamente que “todo tiempo pasado fue mejor”.

La dirección del Polisario pedía y volvía a pedir instrucciones y el modo de empleo ((forma de actuar) del mentor militar argelino que tardaba en puntualizar la “nueva estrategia” para con el Marruecos de Mohamed VI.

Los que conocían un poco Marruecos estimaban que era un “pinchazo” en la valoración de A2rgelia. Debido a lo cual, el difunto “presidente” Mohamed Abdelaziz ha esperado meses, incluso años antes de darse la perfecta cuenta de que con el rey Mohamed VI se van a acabar las acrobacias. O sea vuelve al país o se vejeta en los campamentos. De hecho, entre 1999 y el 2007 abandonó los campamentos de una manera u otra más del 25% de su población, de la cual casi el 15 eran altos cargos, que al trasladar “informaciones de alta confidencialidad” a Marruecos, la ecuación saharaui cambio radicalmente.

Muchos esperaban el fin de un espejismo que ha durado más de lo que debía… a base de petro-dinares y de apetitos hegemonistas de Argelia.

 

 

 

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close