Tú, por ejemplo

Crónica desde Tinduf España/Polisario: El Polisario en la sala de reanimación… argelina Assa-Zag: Khalil Rguibi

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos”’ y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Se equivocan los que creen que el retorno de Marruecos a la Unión africana ha constituido el golpe de gracia para el Polisario. El frente agonia desde hace años.

Meses antes del fallecimiento del ex “presidente”, Mohamed A1bdelaziz, y al conocer su enfermedad fatal y las intenciones de la inteligencia militar argelina de imponer a Brahim el Ghali, más del 45% de los “talentos” del Frente abandonaron Tindouf.

Así las cosas, se sabía que antes de hundirse el barco las ratas sube a bordo, pero lo curioso es la subida a bordo de ratas… españolas. En España, muchas asociaciones de apoyo al “pueblo saharaui” lo dejaron de ser al no recibir los sueldos de marzo, abril, mayo y junio del 2011. Otras han negociado sus estatutos y el Polisario chantajeo a los que disfrutaban de la benevolencia argelina a “mostrar’ un poco de paciencia.

En el 2015 con los primeros signos de “Podemos” la embajada argelina en Madrid comenzó a comercializar la “esperanza”. Y en el curso del 2016 volvió a cundir la desconfianza y la parquedad.

En lo que queda de estas asociaciones españolas huele a petróleo y gas argelinos, pero mucho menos que antes. Los más “inteligentes” acabaron por comprender que las relaciones entre España y Marruecos, cualquier que sea el inquilino de la Moncloa, son estratégicas e intrínsecamente inalterables. Por ello, no pocos “activistas “y “actores asociativos” pro-Polisario comenzaron a buscar trabajo. El Polisario ha dejado de ser rentable y, como todas las imposturas se encuentra en la sala de reanimación en el estado mayor argelino.

Más dura será la caída… de los impostores españoles.

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page