Crónica desde Tinduf España/Polisario: Los que muerden la mano que les da de comer Assa-Zag: Khalil Rguibi

0
Atados a la vida, mientras que otros viven. Siervos en tier'ra de los demàs cuando ellos tienen tierra, familia, pais y amor de su pueblo en Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 mese en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos”’ y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Exactamente como se esperaba, el Polisario ha expresado su “gratitud” a los que le apoyan en España. Lo hizo de la peor manera posible: obligando a una de las secuestradas (Maloma) a cantar las cuarenta a todos los que han reservado los mejores sentimientos de amor, cariño, “solidaridad” y ayuda.

¿Se podía esperar otra cosa? No. Esto no es más que el comienzo. Se preguntarán Ustedes ¿Cómo se han atrevido a hacer esto a los que les dan cobijo y se pasan la vida ayudándoles en amargar la vida a marruecos?

Les responderé en perfecto conocimiento de la causa. En el Polisario hay mucha gente (entre la que me encontraba yo y muchos que se fueron) que conoce a España y a la idiosincrasia española, nunca hubiera podido cometer tan grave error, pero resulta que no tiene gran margen de maniobra ni facultad decisional. Son los argelinos que mandan y todos conocemos el temperamento de los militares argelinos. El Polisario obedece ciegamente. Al fin y al cabo no es más que un satélite, un agente, un doméstico.

Por ello, aunque no estuviera de acuerdo con una decisión como esta, no podría oponerse.

La ley del silencio… la ley del amo