Cronica desde TindufFeatured

Crónica desde Tinduf Khalil R’Guibi Campamentos: Algo se mueve en Tindouf

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Desde el sábado pasado a los tradicionales “Yu yus” con que la población de los campamentos solía recibir las “buenas” noticias, ha venido a remplazar espontáneamente los “Oufff” y los silbatos poco adaptables a la mentalidad saharaui.
El Polisario casi oculto entre los pies de los argelinos trataba de presentar la vergonzosa derrota d8$fel Consejo de seguridad en lo que quería presentar como victoria. Se habían olvidado de aquello de que “Si estamos en Guergguerat es para quedarse para siempre y nadie nos moverá”.
El Consejo de seguridad les obligó no solo a largarse, sino a comprometerse a no volver nunca, creando una delicadísima situación para la banda de Argel ya que el régimen argelino proyectaba explotar Tinduf y cercanía y sus yacimientos de hierro.
¡Otro falso cálculo de los generales de Argel! Ante la furia de los argelinos, los dirigentes del Polisario, los pocos que aun se han quedado en Tinduf, se ocultan.
¡Mal asunto! Los argelinos presionan, la gente se inquieta y el futuro es sombrío.
Perdida Guerguerat se pierde una importantísima fuente de ingresos por el contrabando y las  vías y caminos por donde se transportaba la ayuda humanitaria internacional robada o malversada.
Los generales argelinos quieren sus comisiones. El Polisario va a tener que intensificar y diversificar sus métodos de mendicidad. A los amos argelinos o se satisface o se recibe lo “merecido”.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page