Cronica desde TindufFeatured

Crónica desde Tinduf Khalil R’Guibi Campamentos de Tinduf: las tres misiones que le quedan al Polisario

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

A la luz de los sucesivos éxitos diplomáticos de S.M. El rey Mohamed VI, Argelia parece haber optado por limitar el campo de acción del Polisario, incluso en los campamentos, después de que algunos caciques de la banda se hayan atrevido a reprochar al mentor argelino los fracasos de Adis Abeba, de la ONU y en todo el mundo.
La administración militar argelina tutora de todo lo que tiene relación directa o indirecta con su “pueblo saharaui” ha decidido pues arrebatar a la cúpula polisarista todas las misiones, asignándole (dejándole) tres:
  • El contrabando en Guerguerat y la venta de la ayuda humanitaria internacional robada en países vecinos
  • Mendicidad como es el caso del envío de M’hamed Khadad a Estocolmo después de que Suecia descubriera la impostura argelino-polisarista y decidir reducir su ayuda
  • Y la represión en los campamentos después de que se ”dilataran las lenguas y se “calentasen los espíritus”. Es decir, después de que la gente haya comenzado a elevar la voz y a reclamar su vuelta a su país: Marruecos
Tres misiones: una vergüenza para todo saharaui de pura cepa y hasta de adopción. Tres misiones que ilustran el carácter de servidumbre de la cúpula de la banda del Polisario hacia el amo argelino y su desprecio hacia nuestra gente que ha soportado todo tipo de calamidades durante 41 años mientras que sus hermanos que permanecieron en su país, Marruecos viven decentemente, orgullosos de ser saharauis marroquíes y ejerciendo todo género de prerrogativas, derechos y deberes
En los campamentos de Tinduf algo se mueve. La gente no puede más. Está perdiendo lo único que le ha dejado Argelia en complicidad con la dirección del Polisario: la dignidad.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page