Crónica judicial Gdeim Izik y la apología del terrorismo Letrado Saad Saahli (Colegio de abogados de Rabat)

0
Saad Sahli

Como lo he señalado en “    Ach tari 24” yo considero que las muestras y signos de solidaridad o de apoyo cerca o lejos del tribunal donde comparecen, con los asesinos del campamento de Gdeim Izik una clara y fehaciente apología del terrorismo.

En efecto recientemente en las redes sociales en un asunto infinitamente menos grave: el asesinato del embajador de la federación de Rusia en Estambul, un grupo de los que han expresado su simpatía con el asesino fueron arrestado en virtud de la ley anti-terrorista.

Aquí no se trata de derechos ni de estatutos. Sería realmente, cuando menos, anodino e insustancial para no hacer uso de otro adjetivo más fuerte pero más ajustado como inhumano olvidar o fingir olvidar que se trata de un juicio que gira en torno al asesinato de 11 indefensos hombres, desarmados y entregados pacíficamente a cumplir sus deberes civiles en el desmantelamiento de aquel campamento, montado justamente con una vil finalidad subversiva.

O sea que el legislador está ante unos asesinos y unos asesinados. Un asunto de derecho común como existen aquí en Marruecos y en el mundo decenas de miles pero con la particularidad de su crueldad y desprecio a los valores morales y religiosos.

De tal modo que todo apoyo debe enmarcarse en la óptica islámica de aquello que dijo el Profeta (SAS): “ aconsejen y orienten a vuestros hermanos si son culpables”.

Lo que no es el caso. Asistimos a tentativas que, aprovechando el clima democrático y de libertad en Marruecos ejecutan agendas de los adversarios de nuestra integridad territorial, procediendo a provocaciones con el fin de provocar disturbios y desordenes inherentes de ser aprovechados por los adversarios de este país.

En una palabra: toda manifestación o expresión de alguna forma de apoyo con los asesinos de Gdeim Izik debe reinterpretadas como apología del terrorismo porque las 11 víctimas no se han suicidado, sino fueron atroz y salvajemente asesinadas por los criminales que comparecen hoy ante la justicia para que dijera su palabra.

 

 

 

 

 

 

 

 

Marruecos