Crónica judicial Juicio Gdeim Izik: La infructuosa guerrilla de las partes adversas Letrado Saad Sahli (Colegio de abogados de Rabat)

0
Saad Sahli

 El juicio en apelación de los 23 acusados del campamento de Gdeim Izik, en el que 11 miembros de las fuerzas del orden fueron salvajemente asesinados y profanados sus restos mortales en el 2010 en las cercanías de Layun, se reanuda esta mañana (miércoles 25/1).

La característica principal que ha marcado las últimas  audiencias fue y sigue siendo la ilimitada paciencia del juez ante las incesantes y, según todos, desesperadas provocaciones de las partes adversas ante las cuales la defensa de las victimas lanzaron ayer martes un llamamiento para poner fin a las “tergiversaciones” de estas partes.

En este orden de ideas podemos afirmar que el comportamiento de la parte adversa en este juicio que más parece una guerrilla organizada y destinada a alterar el impecable orden y disciplina que prevalecen en la corte y de paso crear un clima de disturbios que podría ser aprovechado para instrumentalizar el juicio.

Todo esto no escapa a los observadores extranjeros neutros los cuales no ocultan su perplejidad ante los métodos y las maneras de actuar contrarias a los usos y costumbres del derecho y de la justicia de estas partes adversas.

No obstante, en el tercer día de este juicio nadie de estas partes adversas ha logrado eclipsar como es su objetivo y finalidad, el blanco y diana de este juicio que es el monstruoso asesinato de 11 personas y la profanación de los cadáveres de sus víctimas.

Efectivamente, se trata de una realidad que se ha impuesto a expensas de todas otras consideraciones. Es decir: se trata de 11 victimas mortales y sus asesinos que deben responder por sus barbarlos actos y no otra cosa.

De tal modo que no se incurriría en ninguna exageración si dijéramos que el juicio se dirige serena e ineluctablemente a contrarrestar todas las dilatorias maniobras de las partes adversas e imponer el derecho y la razón. Y en la sala criminal de este tribunal de apelación de sale pocos aun no lo saben.